Caramel: cera depilatoria DIY

Hace unas semanas pusieron en televisión la película Caramel: os la recomiendo. Ahora que las pelis no se pueden bajar y que apenas existen videoclubs, seguro que la podréis encontrar en vuestra biblioteca municipal.


Se trata de la película libanesa más exitosa de todos los tiempos. Narra las historias de un grupo de mujeres, cuya vida se desarrolla en torno a un centro de belleza en donde trabajan unas, se arreglan otras,... Creo que en su país la película debió de escandalizar por algunas de los temas que se tocan: la homosexualidad femenina, el de llegar o más bien no llegar virgen al matrimonio, los líos con hombres casados,... A mí me daba mucha curiosidad ver cómo una película musulmana trataba esos temas. ¿Y sabéis qué? Al final da igual la cultura, el lugar del mundo del que provengas: los sentimientos, las vivencias,... son iguales en todas partes.

En el centro de belleza hacían caramelo sin parar: lo cocinaban en unos recipientes, cogían pegotes, se lo metían en la boca (no sé para qué, supongo que para templarlo o para hacerlo más pegajoso) y lo usaban para depilar. Se trata del sugaring, una técnica depilatoria que usan mucho en Oriente Medio. De ahí el título de la película, Caramel.


En el mercado podemos encontrar algunas ceras depilatorias con azúcar e incluso alguna que sólo contiene azúcar y agua. Tras mucho mirar vídeos en Youtube sobre cómo hacer esa cera en casa, me di cuenta de que la dificultad no estaba en los ingredientes ni en las cantidades, sino en que el caramelo debe alcanzar una determinada temperatura y sin termómetro y guiándome a ojo... pues qué queréis que os diga: experimento fallido.

Sin embargo, sí he acertado haciendo caramelo en poca cantidad, la justa para depilarse... amos, lo que viene siendo el bigote. Así que hoy comparto con vosotras la recetilla.

La tía Maruja en fotos de archivo
Ingredientes:
  • Una cucharadita de azúcar (yo uso azúcar moreno que es el que tengo y también sale bien).
  • Una cucharadita de zumo de limón. Hay recetas que usan agua en lugar de zumo de limón. Yo no he probado con agua, pero con limón ni irrita ni nada.
  • Media cucharadita de miel.
Elaboración:
Se echan todos los ingredientes en una taza y se mete en el microondas 50 segundos al máximo (mi microondas tiene de máximo 800W). Si lo hacéis con azúcar moreno dadle 5 segundos más, porque tarda más en derretirse que el blanco. Como va a hervir que da gusto, yo lo que hago es interrumpir unas tres o cuatro veces la "cocción": cocina 10 segundos, paro 4 ó 5 segundos, sigo otros 10 y así.


Una vez cocinado el mejunge, sacamos la taza del microondas con un trapo o guante (está ardiendo!) y lo vertemos en un cuadradito de papel de horno (de horno, no una servilleta normal). Con la ayuda de una cucharilla, mezclar el mejunge.


Poco a poco la mezcla se va enfriando y notaremos que de ser líquida se va haciendo más y más pringosa y densa. Cuando veamos que no nos vamos a quemar (pasado un minuto de estar mezclando, aproximadamente), cogemos  la pasta con los dedos. Al principio está pegajosísima. La trabajamos con los dedos (en plan pellizcando, estirando, pellizcando y así) hasta que sí, sigue siendo pegajosa, pero ha cambiado de color a más opaco y más claro y vemos que lo que tenemos entre las manos es algo que va a funcionar como cera! De hecho, podemos hacer con el mejunge una pelotilla.

Al principio es líquido...

Poco a poco se va haciendo más denso...

Al final es tan denso que se "sube solo" a la cucharilla.

Es el momento de coger la mezcla y trabajarla con los dedos.
Se volverá una pelotilla de color claro.

Para depilar funcionamos sin bandas de tela/papel ni nada, aunque podríamos usar (yo esta vez las he usado, ya que en esta ocasión la pelotilla se me quedó algo blandita). Nos estiramos la pelotilla y ale, a dar tironcitos, con alegría (juasjuasjuas). Cualquier resto se va con agua. Para mí que es efectiva (la última vez nada más que quedaron dos pelitos sueltos que con la pinza desaparecieron y listo) y menos dolorosa que la cera normal. También es verdad que la anterior vez tuve que dar más tirones que con la cera normal, pero creo que cada vez que lo hago doy menos tirones. Es la maña que se le va cogiendo al tema.

Ahí podéis vislumbrar los protagonistas de la película posando para las cámaras.
Llenad la taza de agua y dejad la cucharilla dentro cuando acabéis con ella. Así luego es fácil fregarla.

Probadlo y me contáis! Y si alguien se anima a hacer en más cantidad, que me cuente el tiempo que lo deja en el puchero. Ya os digo que no me salió cuando lo hice y mira que había buscado información...

Otra cosa que me ha llamado la atención de los vídeos que he visto es que con esta técnica al depilar las piernas estiran el pegote en el sentido contrario al vello y arrancan a favor del vello. Se me hace muy raro! Con el bigote yo lo hago como siempre (estirar en el sentido del vello y tirón a contrapelo) y bien. Si alguien prueba al revés que me diga, pero me da que estirar la bolita (que es bastante durita) en sentido contrario debe de tirar mucho, no sé.

Recomendada la película y esta cera depilatoria casera. No sé por qué se la metían en la boca las protagonistas de la película, pero no recomiendo hacerlo después de depilarse (los pelillos no deben de estar ricos, no).

Un caramelo agridulce, por el limón y la miel, por el azúcar y el tirón,... como las historias de las chicas de Caramel... Como la vida misma... ¡Una metáfora preciosa!

¡Besos marujiles!

Los trapitos de la gala de los Goya 2012

Hola a todos!

Os traigo una recopilación de los trapitos que más me han llamado la atención de la gala de los Goya. Para tomar nota para la temporada BBC (bodas-bautizos-comuniones).

La gala ha tenido un decorado precioso (y muy apropiado, imitando un cine antiguo), un comienzo espectacular (un musical protagonizado por actores), ha sido conducido por Eva Hache de forma agradable y ha contado hasta con espontáneos (extremeño para más señas antes del discurso de Coixet y otro hombrecillo perseguido por otros tantos justo cuando decían los nominados a mejor dirección). Muchos agradecimientos, el cine está en crisis, Melanie Griffith que aún no habla español (yo con Banderas hablar lo que se dice hablar tampoco hablaría mucho), blablabla. Mucho tópico. Y una cosa curiosa: entre los agradecimientos de los premiados se han mencionado un par de veces a los coach. Sí señores: en un principio fueron los curas, después los psicólogos y ahora son los coach los que alumbran el camino.

Los pelos como escarpias con el premiado a director novel, Kike Maíllo. Ya quisieran los políticos hablar y llegar como él llegó a la gente en unos segundos. Momento polémico con el discurso de Isabel Coixet sobre su película-documental sobre el juez Garzón.

Me ha llamado la atención en el apartado "in memoriam" de la gala la cantidad de rostros jóvenes que nos han dejado este año. Me quedé con un nombre, Luis San Román Gomendio. No le conocía. Le busqué por curiosidad en Google, quizá como homenaje póstumo, y me ha impactado el escrito que un amigo suyo hizo en su honor tras su muerte (aquí). Yo veo los Goya y veo pijos, frikis y tipos de ese estilo. Sin embargo es esperanzador que, de vez en cuando, haya gente apasionada que se dedique a esto (a esto y a cualquier cosa, que es lo que necesita el mundo: pasión). Pena que siempre nos dejen los mejores. Pena que lo hagan a los 25 años.

Vuelvo a temas banales, al vestuario. Por separado me han parecido unos vestidos preciosos, pero en conjunto la falta de colorido me ha aburrido mucho. Mucho nude, negro y algún rojo suelto. Será lo que se lleva, pero se me ha hecho un poco monótono. Se han corrido pocos riesgos. Lo cual, sea dicho de paso, es siempre un acierto. Otro detalle común a muchos vestidos han sido las colas, en ocasiones algo exageradas. Muy glamourosas pero que en algunos casos llamaban a gritos al paje de turno que se las llevara, lo veremos. Menos cháchara, vamos al tema y a las tendencias que he podido sonsacarle a la galería fotográfica de la gala.

Los negros con detalles en frambuesa
El toque de color lo hemos visto en sandalias, pulseras, pendientes y clutches.

Clara Lago. Clutch frambuesa y mucho brilli.

Soso sosísimo... ¿Tenía pensado ir a la gala hace dos días??
Pero tomemos nota: frambuesa en sandalias, pendientes y pulsera.

Juana Acosta. Ojos gatunos y frambuesa en labios y uñas.

Norma Ruiz. Frambuesa en clutch y sandalias de plataforma. Muy Pe.

Los cuellos de pedrería
Aportan el toque original en vestidos negros y nude.

Cristina Brondo. Baby doll flamenco. Un vasito de leche y a la cama.

Los nude
Pues eso, nude.

 Goya Toledo de diva total. Brilli brilli, espalda al aire, diseño cruzado. 

Pedrería al cuello para un diseño vintage. Manuela Velasco.

Mar Saura en un rollo Rita. Hombreras return.

 
 Y seguimos con el vintage y los adornos de pedrería en el escote. Que alguien me explique cómo se puede llevar eso y no engordar diez kilos. María Valverde. La envidia me corroe.

Silvia Abascal! Estaba emocionadísima por volver tras el ictus que le dio. Iba guapísima: encaje horizontal en el cuerpo (más pechonalidad) y verticales en la falda (estilizando).

Las princess
La mayoría de los vestidos han sido ceñidos, rectos, pero han destacado un par de diseños princess total.

Michelle Jenner. Cenicienta total.

Anne... siempre Anne.

Que alguien me explique qué hace esta mujer para conservarse así y conseguir y conservar al macho man que le acompaña.

Los rojos
Pocos, pero haberlos, háilos. Rollo vintage también para ellos.

Belén Rueda. Para mi gusto de cuello para arriba un poco sosa...

Y aquí los rojos más vintage. Este modelo combinado con dorado...

... y otro vintaje, esta vez el de Leonor Watling. La única manicura en negro de la gala.

Rollo griego
Los hermanos León. María saldría con un Goya una hora y pico más tarde.

Elena Anaya. También se apunta al collar de pedrería haciendo como de cuello.

Lucía Jiménez. ¿Qué os decía de las colas? ¡Mirad cómo le pisan el vestido!

Mis cateadas...

 Inma Cuesta muy Cruela Devil. Nada, no me gusta. Tampoco el peinado. Creo que su tono de piel hubiera resaltado más con un nude.

Alba García. Creo que el modelo le engorda. Y mirad la pechuga, ¡a la altura de la clavícula!

El presidente de la Academia de cine y señora. ¿De dónde ha sacado el vestido? Feo y sin forma.

 Macarena Gómez. Otro baby doll, pero este no me gusta. Tampoco las plataformas exageradas que marcan los tendones de los tobillos, pierna desnuda, peinado,... Es un look que no entiendo.

¿Habéis visto la gala? ¿Qué os ha parecido? ¿Trapillo favorito?

¡Besos marujiles!

Yuri, el pianista de Sálvame

Hola! Ya de viernes!

Estoy viendo en las estadísticas del blog que mucha gente que ve mi entrada sobre el señor del saxo de Sálvame (aquí) llegó a ella buscando información sobre Yuri, el pianista y cantante del programa.

¡Ya es hora de que le dediquemos una entrada todita para él!

Está muy complicado conseguir fotos de él por la red, no me lo explico. Google sería un lugar más amable si tuviera un book enterito suyo, porque déjame que te lo diga, guapo:

¡Estás como un tren, 'jomío!

Guapooooo!!

Qué sonrisa tan bonita...

Comparemos. Si el señor del saxo revolvía nuestras hormonas quinceañeras, Yuri revuelve nuestro corazoncillo... Si el señor del saxo es apto para ser "vecino del quinto que te encuentras en el ascensor (o en el cuarto de contadores)", Yuri es más "vecino de enfrente al que le pides sal". Y azúcar. Y arroz. Y lo que surja.

Qué carita más dulce. Qué tiernecico. Qué guapete.

Veamos de dónde ha salido...

¡¡¡de Cuba!!!
tú sabe, mi amolll

Nació allí en el '74 y desde chiquillo todo lo que le rodeaba le empujó a dedicarse a la música, ya que su madre tocaba el piano y su padre también estimulaba lo suyo al trabajar en teatro y televisión. Se graduó en la Escuela Nacional de Arte en La Habana y a partir de ahí comenzó a trabajar con grupos como Afrocuba, Athanay,... Y, ya en España, fue teclista y percusionista de un montón de artistas como Mercedes Ferrer, Bertín Osborne, Merche, Carlos Baute,... y muchos más. También empezó a colaborar en programas de televisión, siempre a los teclados. Recientemente le hemos visto en Canarias en la gira de Tamara (la buena) y... todos los días en el Sálvame, tocando el piano y cantando.

Sus pinitos en los teclados de Locos por ganar.

Con Tamara la buena (y vaya si es buena!).

Qué plano tan bonito, verdad?

Resumiendo, un pofesioná. Y ahora una selección de los comentarios de la entrada sobre el señor del saxo en la que la gente comentaba lo que les gusta Yuri.

"Prefiero al del teclado, ese si que mola,es monisimooo, yuri le dicen no?".

"Viva yuri, pedazo de morenazo".


"Tanto Luis (el señor del saxo) como Yuri el pianista son unos excelentes músicos muy bien preparados y talentosos. Lo que pasa es que no tienen mucho espacio en el programa para que se vea esto. Yuri es el teclista y el director musical de la banda de Tamara y es teclista en la banda de Carlos Baute entre otras cosas".
Jajajaja!! Ahí lo tenemos, estos chicos gustan! Volviendo al tema de Yuri... Chicas: malas noticias... Jorge Javier le ha preguntado el otro día por su hijo... Sí, parece que es papá, que está casado, que no está en el mercao... Quizá de ahí que focalice su líbido en el del saxo...

Desolé. Se la vi.
(yo y mi francés)

¡Besos marujiles!
También para ti, guapetón!

Cómo no echarse una mascarilla

¡Hola a todas!

Lo que me pude reír el otro día viendo el programa de Ana Rosa Quintana mientras me preparaba para ir a la biblioteca. Cristina Tárrega tiene un apartado en el programa sobre belleza y trajo mascarillas. Uno de los colaboradores, pobrecillo, le hizo de conejillo de Indias.

Estaba claro que el tono era de broma, pero, como no lo aclararon, hay que explicarlo: las mascarillas no se echan en los ojos ni tampoco en la boca!! Qué pintas le dejaron!

Los justito para respirar y el lagrimal para llorar.


Ana Rosa aireando a la víctima, al que le estaban dando los siete males.

Una chorrada que quería compartir, para que os riáis un rato.

¡Besos marujiles!

El valor de una coma

Reconozco que a veces se me escapan errores ortográficos. Supongo que como a todo el mundo, aunque eso no es excusa. Ayer lo hablaba con mi costillo y le doy la razón: hay que cuidar la ortografía. Ahora, que si no hay excusa para mí menos tampoco la hay para quienes se dedican a escribir, por ejemplo, para los periodistas.

Esta mañana una coma mal puesta supuso un jamacuco para mí. Con la legaña aún pegada eché un vistazo a los titulares de las noticias de Google y pinché en uno de los titulares (deformación profesional, soy economista y sí, me interesan estas cosas). Oh, Dios mío, ¡el fin del mundo se acercaba!. Leí esto:

"Italia baja al nivel de España y Portugal,
dentro de la categoría de bono basura."

Claro, tal y como se lee, se entiende que la deuda española ha sido calificada por los incalificables las agencias de calificación como bono basura, lo mismito que la portuguesa y que la italiana. Y no: sí que nos han rebajado la calificación, pero pasando a tener un "Notable bajo". La misma nota tienen los italianos y los pobres portugueses son los "cateados".

Así que, para evitarme haber hecho la maleta, sacar el pasaporte y despedirme de familiares y amigos para exiliarme ipso facto, deberían haber escrito:

"Italia baja al nivel de España,
y Portugal (sigue) dentro de la categoría de bono basura."

O mejor, porque la noticia en España era la rebaja de la calificación de la deuda española y menos (aunque también) el que la italiana se hubiera rebajado:

"España baja al nivel de Italia,
y Portugal (sigue) dentro de la categoría de bono basura."

Ah, bueno, ¡así no estamos tan mal!
(no me jodas)

Una duda nada más: ¿llegará un momento en el que ese titular sea ortográficamente correcto? ¡Horror!

¡Besos marujiles!

Piel de Ángel DIY: taller de Lush Valencia

Hola a todos!

Hace unos días los chicos de Lush de Valencia organizaron un taller para enseñar a hacer con nuestras manos el famoso Piel de Ángel. Es de mis favoritos de la marca, para mí un imprescindible. Qué lástima que no fuera más cerca!

Sin embargo fueron tan majos que colgaron en su Facebook las fotos del paso a paso! Os las pongo. No me digáis que no le entran ganas a una de meterse en faena y hacérselo en casa... Por lo menos a mi ya me están entrando, que mi tarrito se me está acabando! (Consejo: no hacerlo a la vez que las albóndigas, a ver qué es lo que acabas friendo y a ver qué te acabas echando en la cara).

Lo primero, echan glicerina.


Después, agua.


A continuación, aceites esenciales.


Mezclar.


Echar kaolín (arcilla blanca).


Y finalmente, añadir las almendras molidas.


Trabajar a lo albóndiga.


Lo extienden sobre papel y "salpimentan" con flores de lavanda.




Se ayudan del papel para enrollarlo a lo sushi y cortan.


El proceso queda claro aunque tengo mis dudas:
  • Usan recipientes metálicos: nunca hay que usar recipientes o utensilios metálicos cuando se hace un cosmético con arcilla, si no pierde sus propiedades!!
  • Los aceites esenciales dejan un colorcillo verde, como si incluyeran un colorante... Es raro, los aceites que contiene Piel de Ángel, que yo sepa, no dan color... ¿Será el "Perfume" del INCI el que deja ese verde?
  • Según tengo entendido, cualquier cosmético con agua debe llevar conservante, ya que es campo de cultivo de bacterias. El INCI de Piel de Ángel no dice que lleva conservante y tampoco lo vemos en las fotos del taller. Es posible que no lleve, pero entonces, cómo es posible que aguante tres meses (aprox)? Tengo dos teorías: o bien el poder antiséptico de los aceites esenciales hacen que se pueda evitar usar conservante o bien al combinar agua con glicerina deja de ser tan urgente la necesidad de conservante. He leído por ahí que la glicerina es capaz de "encargarse" del 25% de su peso en agua, pero no sé en qué se basa esta afirmación. Osea que según esto para no ser necesario el conservante, debería haber una parte de agua por cada tres de glicerina... Lo que me mosquea es que los chicos no usen (al menos no se ve en las fotos) una balanza de precisión para medir lo que usan (lo que echa al traste esta teoría)... Que algún químico se manifieste!
  • Y finalmente, lo reconozco: me muero por la receta oficial, con cantidades y todo!


Realmente me tienta hacer esta receta: sus ingredientes (o parecidos) son fáciles de conseguir y lo mejor es que parece fácil de hacer...
Creo que me voy a animar a un potituneo...
(nuevo palabro! "Potituneo"!)

¡Besos marujiles!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...