Lo que llevamos de mes en la vida de la tía Maruja

Ya no queda casi nada del currele, en unos días se finí, se la ví.

A saludar de nuevo a la gente del INEM. O SEPE, que se llama ahora. Que más que SEPE se parece al SEPU.

Sí, hay una edad en la que te das cuenta de que eres mayor porque ya la gente no pilla tus chistes.

Exacto, querido pueblo: ha sido mi cumple!!!

Que no he celebrado, por cierto.

Ah, qué tristeza de vida la mía.

Eso sí, me autoregalé un vestidaco de esos que quitan el hipo.

Noooo, no por lo ajustado, sino por lo bien que me queda.



To sesi, que dice Patri.

A propósito, lo estrené en su graduación (ENHORABUENA!!!)

Fue todo un acontecimiento social, sí señores, de qué graduación universitaria hablo que esté asociado con el concepto "acontecimiento social" y en Madrí-Madrí-Madrííí?

La de la Alfonso X.

La crem de la crem y tía Maruja ahí en la grada.

To sesi.

Olvidé llevar unas palomitas y una pashmina. Resultado: aburrimiento y frío.

Fue todo un interesantísimo pase de modelos. Algunas narices operadas, algo de rayos UVA, mucho mint y coral, mucha pierna infinita, algún brilli brilli, algún clutch y...

Oh no...

OH NO!!!!!!

Qué ven mis ojos???? Mi vestido!!! Esa lleva el mismo vestido que yo?!!!

Tía Maruja, repite este mantra conmigo: a ti te queda mejor, a ti te queda mejor, a ti te queda mejor,...

Por si acaso no lo se lo comenté a nadie.

Porque las comparaciones son odiosas.

Por supuesto que lo digo por la otra, la pobre. Qué voy a decirlo por mí.

Estuvo bien. Patri guapísima. Y yo aún no me había echo el esguince.

Sí, es lo que tiene retrasar "cinco" minutos el despertador y luego ir corriendo por el metro.

El de Madrid. El que dicen que vuela.

... No te jode.

Nada grave. Un esguince.







Fui a ver al de personal y me mandó a la mutua. Me dio un papel para que lo enseñara allí.

Mientras lo imprimía observé su mesa:

los chequeos médicos de mis compañeros por todas partes, a la vista.

Qué leo, Fulano tiene almorranas...???

Oh, no...

Tía Maruja imagina una escena en la que denuncia al de personal por no proteger con su vida la intimidad de los compañeros.

  • El directorcísimo generalísimo despidiéndole.
  • Tía Maruja condecorada.
  • Mi contrato ampliado.
  • Qué porras, indefinido.


"Aquí tienes, enseñas este papelito en la recepción de la mutua y que-te-vean-ya-me-cuentas."

La última mona vuelve a su sitio. Con el rabo entre las piernas.

Cojeando.

Oigo de fondo a los compañeros: "pecadorrrrr, no puedorrr, no puedorrr".

Menos guasa, que duele, oño.

...


"Tienes un esguince. Si te duele, ibuprofeno. Y quítate la pintura de los dedos, para ver si por el vendaje se te ponen negros."

No es pintura: es esmalte. Y yo antes muerta que sencilla.

Ay que sencilla.

Ay que sencilla.


Al día siguiente tuve una entrevista de trabajo.

No sé aún la empresa.

Tía Maruja desnuda su alma y no te dicen la empresa ni qué hace? Nada?

Qué cabrones.

Y me dice la de la ETT:

"El trabajo que harías los primeros seis meses es muy tedioso. ¿Qué opinas de ello?"

¿Opinar? Me encanta la palabra "tedioso": qué musicalidad, qué fonemas tan bien entrelazados, no la había oído nunca, gana más dicha que escrita...

No te jode. Que qué opino dice!

Pues que todos los trabajos tienen su parte tediosa. Y que el tedio es una oportunidad para crear equipo, ya que la gente busca echarle más humor a un trabajo tedioso que a uno entretenido.

No sé de dónde salió eso. Acaso tiene sentido?

"¿Y en qué sectores te gustaría trabajar?"

En el de la empresa para la que me estás entrevistando, no te jode.

¿¿Dónde crían a esta gente??

Hablando de criar: los vecinos en acción.

Qué envidia.

Qué ajjjjco.

Enciendo la tele: Belén Esteban. Apago la tele. Los vecinos.

Qué envidia.

Qué ajjjjco.


Pienso en los vecinos del otro lado. Lo han pasado fatal.

Simón ha muerto por culpa del Mc Donalds.

No, no de colesterol.

Los del Mc Donalds no recogen bien los papeles de la terraza que han montado abajo.

Uno voló en una noche de viento.

Arriba, muy arriba. Un papelito.

      El viento soplaba y el papelito subía.

                Como un pájaro.

                         Simón lo vio y fue a por él.

                                    Cayendo y cayendo...

... Como un gato.



Silencio



Hasta Zambombo lloró.
Zambombo es el portero de la noche. Uno que me da miedo.

No se percató de él por lo negro del gato... sino por lo rojo de la sangre.

Avisó y luego todo fue llorar y correr y llamar para nada.



Pobre Simón.



Pero así deben morir los gatos, persiguiendo pajarillos.

Aunque sean de pega.

Aunque sean del Mc Donalds.





Pero ha sucedido algo estupendo.

Un gatito abandonado, negro también, apareció y lo recogieron.
Yo creo que se lo ha mandado Simón, a lo reencarnación o algo así.
Veremos si sale tan bueno.


...


Los vecinos.
Qué envidia.

Pero qué ajjjjjjjjjjco.


Menos mal que quedan pocos días de madrugar.

Ya no queda casi nada del currele, en unos días se finí, se la ví.

¡Besos marujiles!

Guía marujil: cómo sobrevivir a tu primer trabajo.

El otro día una lectora de La tía Maruja, pensando que esto es un consultorio o argo asín, me mandó un mensaje*.


(*qué porras me va a mandar nadie un mensaje, pero por ambientar un poco la entrada que no quede)


"Querida tía Maruja. Te sigo desde hace mucho, me encanta tu blog. Soy una chica joven que acaba de salir del cascarón y la verdad que he tenido suerte porque me acaba de salir un trabajo, temporal y malpagao, pero estoy muy contenta. Como es mi primer trabajo no sé, estoy nerviosa, no sé cómo debo comportarme y si saldrá todo bien. A ver si me das algunos consejos. Tu fiel lectora,
Fulanita "


Lo primero de todo, oh dulce Fulanita: ENHORABUENA, JODÍA. El país hundiéndose cual Titanic y tú vas y consigues un currele. Ya me dirás cómo lo has hecho. Bueno, ejem, ahórrate los detalles escabrosos.


Qué coñ*, cuéntamelo todo.


Decirte que tranquila, que es normal que estés nerviosa y que todas lo estamos al empezar un curro y que has hecho bien en preguntar. Lo único que no sé si mis consejos te serán o no útiles. Experiencia reteniendo curros, más bien poca. Ahora, que cambiando de empresa un huevo, así que aquí va mi compendio de sabiduría laboral.



Recomendaciones laborales marujiles para novatos en la empresa
  • Nunca vayas de vaqueros el primer día de trabajo. Por mucho que te hayan dicho por teléfono que la gente va informal, espérate  el primer día a ver el percal y cómo va la gente. Mejor pasarse en el vestir que quedarse corto. Y por muy informal que se vaya, lo cierto es que la gente te trata distinto si vas un poco más arreglada que los demás que si no lo haces. Triste pero cierto. Al menos eso es lo que yo he podido observar. Destierra las zapatillas de deporte aunque las lleve el dueño de la empresa a lo Emilio Aragón. Y el vaquero mejor sólo para los viernes y con un poco de tacón y algo mono arriba. Recuerdo una situación en la que por cultura de la empresa fui con vaqueros rajaos y mis Reebock mugrosas al trabajo en cierta multinacional (como todos los días) y llegó mi jefe y me dijo "Ays, que se me ha olvidado decírtelo, pero que los de tal otra multinacional nos han invitado a comer en tal restaurante de lujo y salimos en diez minutos". NO ME FUCK ME!!!! Os aseguro que lo pasé FATAL. Fatal es poco. Horrible, horrible. Ahí estaban todos con el marisco y sus gemelos relucientes y yo con unas pintas horrendas que ni para bajar a por el pan un domingo por la mañana. Avisadas quedáis.
  • Lleva encima el cargador del móvil, sobre todo si es un móvil rarito y si de lo que se trata es de estar siempre localizable. Hay jefes histéricos. Y también los hay muy gilipollas.
  • Lleva las uñas cortas. Es requisito para determinados trabajos (matronas, manipulación de alimentos,...) pero hay otros en los que no se exige pero ganas en comodidad si las llevas cortas. Me refiero a los trabajos de oficina en los que tienes que escribir mucho a ordenador. Acabas con la mitad partidas o dañadas de tanto golpearlas para teclear. Y si eres hombre no tienes excusa para no llevarlas cortas. Un hombre con uñas largas da asquito. Te preguntas por qué las lleva largas y ninguna respuesta es aceptable. Te dirá que toca la guitarra flamenca, pero una se sigue preguntando para qué más se usa una uña larga. Puaj.
  • La postura es algo muy importante. En España en pocas empresas te dan un mini cursillo al entrar sobre cómo reaccionar en caso de incendio y sobre higiene postural en el puesto de trabajo. Aquí como muchísimo te hacen firmar un papelito como que te lo han explicado o dado un taco de folios donde se explica y santas pascuas. En UK sí recuerdo que hasta nos hicieron un simulacro de incendio y todo. En fin. Volviendo a las posturas: es importante tener una correcta postura. La empresa debe poner los medios para ello y facilitarte almohadillas apoya muñecas si las necesitas, ajustarte la silla a tu altura, darte un reposa pies e incluso ratones especiales que hay para gente que tiene lo del túnel carpiano o ha tenido lesiones en la muñeca. Otras veces lo que necesitamos por la forma de nuestra espalda es un cojín para rellenar el hueco al sentarnos. Quien no llora no mama, por lo que no te calles si estás incómoda en tu puesto de trabajo. Arriesgas lesionarte, una hernia (no exagero) o cualquier cosa de esas y esto te perjudica tanto a ti como a la empresa.
  • Pon doble despertador por las mañanas. Yo siempre he sido muy impuntual (aunque luego siempre he hecho horas extra como una campeona). Pero en estos tiempos que corren NADIE debe permitirse ser impuntual. Queda fatal, los compañeros te miran mal (eso si no llegan más tarde que tú), te quita méritos de cara a que prolonguen tu contrato y puede ser buena excusa (legal) para  el jefe para "prescindir de tus servicios".
  • Cumple tu horario. Si tienes que hacer horas extra hazlas, pero recuerda que si empiezas a hacerlas por sistema se te exigirán por sistema sin darte nada a cambio. Al habla una gilipollas que se ha ido a las cuatro de la mañana a casa.
  • Hay curros en los que sí, tú vas a trabajar, pero no tienes nada que hacer en todo el día. Esto suele pasar cuando la empresa tiene becarios de los que todos pasan, cuando se quiere hacer moobing a alguien o en empresas en las que realmente no hace falta gente porque no generan tanto trabajo pero tampoco se acaba de cantar el ERE (en ellas siguen, por supuesto, sustituyendo a trabajadores de baja con otros temporales, que tampoco hacen nada, pero tienen que entrar a hacer la sustitución para justificar el puesto del que está de baja). Yo aquí no tengo recomendaciones que hacer. He sufrido estas situaciones varias veces y son horribles. Aprovecha el tiempo para aprender, ofrecer ayuda a otros compañeros que sí están liados o incluso a otros departamentos, siempre con el permiso de tu jefe. Porque también aquí hay mucho gilipollas que con tal de sentirse poderoso/a no ceden a un trabajador o becario aunque le tengan todo el día calentando silla sin hacer nada y pasando de él.
  • Si tienes mucho, pero mucho curro, pregunta a tu jefe cuál es la prioridad. Te facilitará el trabajo y evitará posibles ataques de histeria por parte del típico jefe gilipollas.
  • Cuanto más gilipollas sea tu jefe o tu compi, deja más cosas por escrito. Mail va y mail viene: lo ideal.
  • Ordena tu escritorio antes de irte. Da sensación de que eres una persona ordenada (aunque en realidad no lo seas). Y además evitas problemas si luego viene la señora de la limpieza y tiene que moverte las cosas para limpiarte la mesa.
  • Pregunta dónde es la papelera donde se recicla el papel, plástico,... en la empresa. Además de por nuestra conciencia, es bueno dar una imagen de preocupación por el medio ambiente y ser ecológico. Suma puntos. Lo sé, estoy poniendo muchas cosas en plan "imagen, imagen y más imagen". Pero chica, es lo que yo he visto en la empresa...
  • Entérate de cómo va el fútbol. Aunque no te interese nada te facilita alguna que otra conversación de café con hombres, sobre todo al principio cuando no hay mucho de lo que hablar. Quizá sea algo machista (lo es y mucho, lo reconozco), pero tengo la sensación de que si hubiera sabido más de fútbol hubiera caído en gracia a más gente y se me hubiera visto con otros ojos. Si eres comercial o debes tratar con mucha gente más o menos desconocida, es fundamental. Rompe el hielo y genera afinidad entre personas. Otras vemos Sálvame, pero está mal visto: mejor que no se enteren. Y Gran Hermano según. Y Eurovisión está bien, pero dura poquito el chollo.
  • El lugar donde vas a aprender más de la empresa es frente a la máquina de café. Allí la gente se relaja, habla, es ella misma, expresa sus deseos y sus frustraciones.
  • No te vayas sólo con los de tu edad, sobre todo si eres joven. Los becarios se juntan con los becarios y así uno no destaca. Hay que relacionarse con todos.
  • Guarda tarjetas y datos de contacto, no cierres ninguna puerta. Agrega a gente a LinkedIn. Crea tu red profesional desde el minuto cero.
  • Al irte de un curro pide carta de recomendación. Antes no se hacía, pero ahora valen oro. Muchos jefes dicen que la hagas tú y luego te la firman. Ten una preparada, sobre todo si tienes un jefe gilipollas y no quieres tener que volver a verle sólo para que te firme la cartita.
  • Cuidadito con internet y ver el Facebook, Twitter, el MSN y demás en el trabajo. El informático de la empresa puede saber qué estabas viendo en tu jornada en cada momento, al igual que qué mails has escrito o recibido, aunque los borres (verídico).
  • Cuidadito con las llamadas desde el trabajo. En mi empresa, por ejemplo, aunque no lo avisen las graban todas. Al entrar te hacen firmar un papel de cesión de datos personales que crees que es sólo para hacerte el contrato, pero con él autorizas también a que registren todo lo que haces. Avisados quedáis. Si son llamadas de trabajo, ok. Si son personales, usad el móvil personal. Sé que a lo mejor suena exagerado, pero tal y como están las cosas yo no me arriesgo.
  • Lee. Tener un trayecto en metro diario hace retomar a mucha gente el hábito de la lectura (ya os contaré qué estoy leyendo). Y además genera buena imagen si llegas con uno al trabajo o a tu entrevista de trabajo. Eso sí, tenlo empezado por si te preguntan qué te parece. Además, a veces se organizan intercambios de libros con los compañeros de trabajo. Es otra forma de iniciar conversaciones mañaneras y de entablar relaciones con nuevos compañeros.
  • Pregunta por los hijos de los compañeros que sabes que se han puesto malitos o cosas así. Muestra interés por tus compañeros. No sabes la de malos rollos y enemistades profundas que nacen porque tal compañero no preguntó por mi pobre niño con gripe o porque no se interesó por mi maravilloso fin de semana en el pueblo. Si te enteras de un cumpleaños anótalo en la agenda. Acuérdate.
  • Sé discreta con asuntos ajenos y propios. En los curros hay muchos rollos tipo jefe-secretaria que alimentan nuestra curiosidad marujil. Eso por no hablar de chanchullos extraños, sueldos de los que te enteras, cajas llenas de documentos sobre la que se sienta el jefe para que nadie la toque (verídico), etc. Si no son cosas ilegales, a nosotros ¿qué nos importa? Si te vas de la lengua con compañeros de curro puedes buscarte problemas. Y lo mismo pasa con tus temas personales. Está bien mantener una relación cordial con los compañeros y es cierto que en el trabajo pueden nacer grandes amistades, pero la discreción debe ser la norma en nuestro día a día. A nadie le interesa dónde acabaste exactamente la juerga del sábado ni qué tipo de revisión te va a hacer el médico la semana que viene. La discreción te ahorra lágrimas y rumores sobre ti. Por la boca muere el pez.
  • Cuidado con las revisiones médicas de empresa. Se supone que son confidenciales. Que su intención es verificar tu aptitud física para el puesto de trabajo y, quizá, determinar en el futuro si tal lesión era previa o si se adquirió después de entrar en la empresa. Y ya. A nadie le deben interesar los antecedentes médicos de tu familia ni si te has operado de juanetes o de almorranas.  ¿O es que acaso luego le pasan parte a la empresa? Además, te puedes negar a hacértelas, estás en tu derecho. Firmas un papelito y listo, alegando que esa mañana prefieres trabajar y ser productivo para la empresa (oh, se me saltan las lágrimas).
  • Entérate de qué convenio se aplica en tu contrato (pueden aplicarse varios en la misma empresa, Repsol por ejemplo, tiene veintitantos convenios vigentes, un cachondeo). Léetelo: las leyes laborales más el convenio más lo que pone en tu contrato es lo que va a regir tu día a día. El contrato sólo puede mejorar o igualar el convenio y lo mismo el convenio a la ley.
  • Tras entrar en la empresa, pide un certificado de vida laboral en la Seguridad Social para verificar que efectivamente te han dado de alta desde el primer día que has entrado a trabajar allí. La de movidas que hay de empresas que no dan de alta en la Seguridad Social a los trabajadores. Hay muchos casos en los que la empresa no da de alta al trabajador, lo acuerda con él/ella y así puede seguir cobrando el paro (ILEGAL!!!!!!!). O casos en los que no se le da de alta al trabajador ocultándoselo para así ahorrarse la empresa el dinero. O casos en los que te da de alta sólo tras estar unos días currando con ellos. Cuidadín!!!!
  • Atención con tu Facebook y las fotos de "Fulanita de marchuki", "Mengana con el Jonny" y "Zutana pillada". Menos de un 10% del reclutamiento de personal se hace gracias a las redes sociales, pero seguro que ayudan a descartar o a hablar de ti para bien o para mal en la empresa. Si te dedicas a la enseñanza, procura no tener un Facebook "Nombre Apellido", sino hazte uno anónimo a lo "happyflower83". He oído historias de cómo alumnos han hackeado la cuenta de Facebook del profe.
  • Si necesitas ir al médico y tiene que ser en horario laboral, pide permiso sin sentirte culpable. Lo necesitas y punto. La gilipollas de administración te llamará a ver qué calibre de sonda usaron para hacerte la prueba de turno y por dónde te la metieron exactamente y con qué intención, y te intentará hacer sentir culpable por haberle "robado" a la empresa media hora. No tienes porqué dar detalles de tu salud. Ningún detalle. Pide justificante al médico y que se lo metan por donde les quepa. Es injusto que por cuatro sinvergüenzas que estafan a la empresa con bajas falsas sufran todos los demás que sí necesitan realmente ir al médico.
  • Cuidado con líos de sábanas con gente del trabajo. Si sale bien pues ole tú. Telefónica ha dado mil y un parejas, son todo un clásico procreando. Pero hay empresas que prohíben el jachondeo entre compañeros (muchas consultoras, por ejemplo) y algunas que lo hacen bajo pena de despido (os daría nombres y apellidos). Por no decir si te lías con el/la jefe/a. Lo sé, fantasía erótica y todo lo que quieras, pero vas a tener que soportarle toooodos los días y es posible que llegue un momento en el que tu amor se convierta en odio. Eso por no hablar de lo que hablarán de ti en la empresa. Betty la Fea era una telenovela y le salió bien la cosa a la jodía. Al resto estas cosas no se nos dan bien.
  • Cuidado con los buitres carroñeros, querida Fulanita. En la empresa hay mucho puterío. Mucho hombre casado haciendo horas extra tocándose los webs con tal de no volver a casa con la mujer y los niños y roneando a la becaria o a cualquier especímen con tetas. No te creas ni una palabra de lo que te digan: se restregarían hasta con el ficus de recepción si nadie les viera. Tampoco te sorprendas de las excursiones de los jefes con tales o cuales clientes a locales de alterne a lo despedida de soltero. No lo llaman así, claro, pero a qué cuento alquilan una furgoneta y lo pasan por gastos o "anoche nos quedamos tomando una copa hasta la una hablando de negocios". Venga ya!! Si os topáis con esta gente, lavaros la manita con jabón después de estrechársela. Son de los que después de ir al baño no se las lavan.
  • Un/a buen/a jefe/a vale oro. Aprende de él/ella. Posiblemente no vuelvas a tener otro/a igual.
  • Un/a mal/a jefe/a vale oro. Aprende de él/ella. Posiblemente vuelvas a tener otro/a similar, pero la próxima vez le verás venir.

Querida Fulanita, aunque suene mal todo esto, es la cruda realidad. De todos modos tranquila, ya verás cómo te realizas en el trabajo y sacas lo mejor de ti, vas a hacer amiguitos y todos te querrán y adorarán (ironic mode on).

Ahora ya en serio: considérate afortunada, de verdad. Hazlo lo mejor que puedas, con responsabilidad y buena voluntad. Sobre todo aprende, tanto de errores como de aciertos. Y acuérdate de tus amigos desempleados, por si te enteras de algún curro en tu empresa y cuelas los CV...

¡Besos marujiles!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...