Un día para mí

Hoy es (es decir, ayer fue) día no laboral en Madrid, así que he decidido dedicármelo a mí misma. Todo un día para mí... que comparto contigo. ¿Me acompañas?



1- Para empezar, simplemente di "no"

Para realmente tener un día para mí, lo primero de todo es decir no. No es fácil decir "no". No estamos acostumbradas a decirlo y, lo que es peor, el resto de personas no están acostumbradas a oírnoslo decir.

Hoy no voy a poder entrar en tus planes. Hoy tengo planes para mí.

También debo decir "no" a quedarme todo el día en la cama. La excusa es la de siempre: así se descansa. No es verdad. Descansar muchas veces significa cambiar de actividad, no estar en la cama todo el día. Además, si una se queda en la cama no se trata de "un día para mí" sino de un día para las preocupaciones y los problemas, para darle vueltas una y otra vez. Piénsalo.

2- Elige lo que consumes

Quiero que sea un día tranquilo, de relax, de energía positiva. No hay cabida para telediarios, periódicos, móvil del trabajo. Sé que proyecto parte (o incluso mucho) de lo que consumo y debe de contener una energía bastante negativa para acabar día sí y día también fuera de mis casillas :( Hoy no hay espacio para eso.

Sin embargo, hay espacio para leer y evadirme y para un canal de Youtube que acabo de descubrir. Si habláis inglés os lo recomiendo: Infinite Waters. Hay vídeos muy de "yoguis", pero hay otros en los que Ralph Smart da muy buenos consejos sobre cómo evitar que te afecte lo negativo, cómo tratar con personas "difíciles", autoestima,... Al principio con eso de que te desea paz y esas cosas parece que "es un flipao", pero dale una oportunidad: dice cosas con mucho sentido.




3- Comida sana

Quiero sentirme bien por dentro. No quiero comida pesada. Quiero que sea fácil de digerir, que me sacie, me nutra y me haga sentir bien, ni hinchada ni culpable. Al mismo tiempo quiero darme mis caprichos. Menos mal que la comida sana y rica existe :D

Empiezo la mañana con pan de centeno con mantequilla de cacahuete desgrasada (¡existe!) y una deliciosa mezcla de té blanco, vainilla y almendras de Harney and Sons (es una de las mezclas especiales de Navidad del año pasado. Espero que este año la relancen. De todos modos, las mezclas que he probado de Harney and Sons me han gustado mucho, calientan las manos y el alma, por no hablar de la lata tan hermosa...)

Para la comida preparo un buen tazón de miso y un sencillo arroz con pollo. El miso en forma de pasta densa lo reservo para cuando como en casa. Lo mezclo con agua caliente y a veces le añado algas wakame desmigadas, tofu o un poco de verdura cocida. Suelo reservar los sobres de miso deshidratado para la oficina, así que en esta ocasión preparo mi sopa con el de Mugi. Con una cucharadita de pasta es suficiente. ¡Delicioso!

4- Casa limpia

Limpiar la casa no suele entrar en lo que la gente entiende por "un día de relax para una misma". Lo mismo me sucedía a mí. Ordenar y limpiar mi casa eran para mí una tortura semanal, algo que no acababa nunca, un bucle sin fin. Mi forma de entender el orden y la limpieza de la casa cambiaron al leer el libro "La magia del orden" de Marie Kondo, que os recomiendo muchísimo. Es llamativo que un libro sobre organización del hogar esté entre los libros más leídos del país. Algo tendrá, ¿no?

Tras un palizón ordenando, que trajo consigo una enorme sensación de liberación, ahora comprendo que emplear una hora para mi casita forma parte del relax. De alguna forma es devolverle a mi casa las alegrías que me da y regalarme a mí misma la paz de un hogar limpio.

No tiene por qué ser una hora seguida. No tiene por qué implicar una limpieza de arriba abajo. Hoy siento ganas de aspirar y fregar el suelo, ordenar el salón, repasar la cocina y fregar el lavabo y el wc, y lo hago en varias tandas: mientras preparo el té del desayuno, después de desayunar y antes de merendar. Casi ni me entero.

(Nota: a día de hoy mi casa sigue siendo un desastre, pero no porque esté sucia y desordenada sino porque con el método de KonMari me he vuelto más exigente :P)


 La magia del orden Marie Kondo KonMari


5- Una ducha caliente

... y puesta a punto en general: una buena exfoliación, un repaso a las cejas, a la manicura,...

Ya sabéis que el exfoliante facial de Acure Organics es mi santo grial de los exfoliantes. ¡Buenísimo! Para el cuerpo, prefiero hacer mis propias mezclas. En cuanto a la manicura, y para contrastar con los tonos blancos, negros y grises por los que me ha dado esta semana, llevo un tono que creo que pega más en verano: un rojo sangre de Kiko (el 238) que os enseñé hace... ¿¡4 años!? ¡Uf! ¡Cómo pasa el tiempo!

6- Haz algo que te apasione (y que quizá lleves tiempo sin hacer)

Escribir en el blog. Hacía algunas semanas que no lo hacía y para mí es un auténtico placer. Por ejemplo, este mismo post. Cada palabra, cada idea, cada persona que imagino al otro lado leyendo... me dan paz y alegría a la vez

7- Haz algo que quizá no te apasione tanto hacer pero es necesario

Tengo que planchar una camisa vaquera y un pantalón de traje. Y también tengo algún bajo y botón que zurcir.

Esto sí que no me apetece nada hacerlo, pero sé que me hará sentir orgullosa de mí misma la próxima vez que lleve puesta la camisa o el pantalón. Y sí: quiero sentirme orgullosa de mí misma, no solo por lograr grandes cosas, sino también por las pequeñas.

Lo bueno es que son cosas que puedo hacer mientras me concedo un premio, como por ejemplo, ver una película. Después de comer me pongo a ver la de Los Juegos del Hambre.

Después de leerme los siete de Harry Potter (y en lo que consigo el octavo libro, el nuevo) me he puesto a leer la trilogía de Los Juegos del Hambre. El primer libro lo he devorado en pocos días. Hacía mucho que un libro no me enganchaba de esta manera, ¡menuda historia! Si os gusta la acción y os gustan los argumentos del tipo 1984, Rebelión en la Granja o El Show de Truman, esta trilogía es IM-PRES-CIN-DI-BLE.



 Los Juegos del Hambre


8- Toca mimarse

No hay motivos por los que no usar perfume incluso en casa. Me encanta el de rosas de The Body Shop. Me lo regaló Adaldrida la última vez que vino a Madrid y es muy yo. No mi yo de hace unos años o el yo que quisiera ser, sino el yo que soy. No sé si eso tiene sentido, pero ¿qué cosas lo tienen al hablar de un perfume?


colonia rosas The Body Shop


Aprovecho y me pongo una mascarilla. Fuera hace frío, así que lo ideal es que limpie y a la vez nutra, que no reseque. Me gusta mucho para eso la mascarilla Cell Stimulating Face Mask de Acure Organics. Contiene arcilla verde, que deja los poros de la piel muy limpios, y, al mismo tiempo, aloe vera, glicerina, manteca de cacao, aceite de argán (entre otros ingredientes de 10) que hacen que la piel quede nutrida y relajada, sin rojeces.

Tras aclararla me masajeo la cara con unas gotas del aceite eco-bio Eterna Juventud de Lavanda&Co. Hace un tiempo me lo enviaron desde la marca para probarlo, junto con otros productos. Ahora, que ha pasado un tiempo razonable utilizándolos, os puedo confirmar que son de 10 y este aceite me tiene enamorada. Post a la vista.


aceite facial Lavanda&Co

9- Hacer planes

Este fin de semana haré una quedada con amigas para ir a Biocultura, ¡un plan genial! Y en algunas semanas, ¡vacaciones en las Canarias! Las quedadas, las excursiones, los viajes,... se empiezan a disfrutar cuando se preparan. Así que dedico un tiempo en la web de la feria, apuntando los stands a los que quiero ir, viendo fotos de las islas y buscando los bikinis que me llevaré a las islas.




10- Dormir bien

No hay día de relax que valga si al día siguiente estoy agotada y empiezo con prisas. Por eso preparo el táper para mañana, la ropa que me pondré y me voy a la cama pronto, bien calentita.

¿Algunos trucos para caer rendida? Una buena infusión de hierbas, desconectar los móviles (¡nada de redes sociales en la cama!) y un aroma relajante.



La lavanda es muy utilizada por sus propiedades relajantes. No sé por qué pero es respirarla y sentirme segura, en paz y cansada... muy... cansada...


¡Buenas noches!

¿Qué significa IU o UI al medir las vitaminas?

En el post sobre la vitamina E Anónimo me puso un comentario con una duda muy interesante, así que le dedico esta entrada. La pregunta gira en torno a las siglas IU que figuran en los frascos de vitaminas como por ejemplo en los de vitamina E. ¿Qué significa IU o UI al medir las vitaminas? Este fue el comentario:

"si la vitamina E de Now Foods tiene 23.000 IU, que no sé lo que es, porque está disuelta en aceite, ese 0,02%, a 0,2% de vitamina E que hay que añadir, cómo se calcula teniendo en cuenta que la vitamina E de Now Foods está disuelta. Esto es, cuál es la concentración de vitamina E dentro del aceite que Now Foods"
vitamina E

¿Qué significa IU o UI?

IU son las siglas de "International Unit". En español se dice UI, en atención a "Unidad Internacional". Se trata de una medida usada en farmacología que mide la cantidad que hay de una determinada sustancia en un preparado.

Para "facilitar" las cosas, 1 UI varía de una sustancia a otra. Los responsables de establecer a cuánto equivale 1 UI para cada sustancia es el Comité de Estandarización Biológica de la Organización Mundial de la Salud. Este Comité hace un preparado con una cantidad arbitraria de la sustancia en cuestión y a ese contenido lo denomina 1 UI.

Las vitaminas (la A, la C, la E, etc) no son "únicas" sino que en realidad tienen múltiples variantes. Así, hay tablas que indican la equivalencia entre UI y miligramos del delta-alfa-tocoferol, del delta-alfa-tocoferol-acetato, beta-tocoferol, etc.


¿Cómo calcular la cantidad de vitamina E que hay que añadir en los cosméticos DIY teniendo en cuenta las UI?

En el post sobre la vitamina E os nombraba, por ser el que estoy usando ahora, el preparado de vitamina E de Now Foods. En su envase se especifica que se trata de un preparado de 30 ml que contiene 23.000 UI de D-alfa-tocoferol. 1 UI de D-alfa-tocoferol es equivalente a 0,67 mg. Por tanto, en los 30 ml del frasco de Now Foods hay 23.000 UI de D-alfa-tocoferol o, dicho en miligramos, 15.410 mg, es decir, 15,41 gramos.


vitamina E Now Foods iHerb


Como comentaba en ese post, la vitamina E se añade en una proporción de 0,02% a 0,2% del peso de las grasas de las cremas para conseguir retrasar su enranciamiento. Si tenemos que proteger 100 gramos de aceite, tendríamos que añadir entre 0,02 gramos y 0,2 gramos de vitamina E.

Si usamos el preparado de Now Foods y sabemos que en 30 ml hay 15,41 gramos de D-alfa-tocoferol, para evitar el enranciamiento del producto que estemos creando será necesario añadir entre 0,04 ml y 0,4 ml.

En resumen: primero comprobamos el tipo de vitamina que contiene el preparado que hemos comprado, consultamos su equivalencia UI-mg y después calculamos la cantidad de preparado que tenemos que añadir a nuestra creación haciendo reglas de tres.

Si os digo la verdad, nunca tengo en cuenta las UI al añadir vitamina E en mis cosméticos DIY, pero esta sería la forma correcta de hacerlo :D

¡Gracias por tu pregunta, Anónimo!
Siempre salen cosas interesantes a raíz de vuestros comentarios :D

¡Tened un buen día!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...