Receta de la Nocilla / Nutella casera (nuevo vídeo!)

¡Muchísimas gracias a los que me habéis mandado la receta para hacer Nocilla o Nutella casera! Al final he decidido tirar de la canción del anuncio (leche, cacao, avellanas y azúcar) para hacer una crema de chocolate que no tiene nada que envidiarle a la comprada. Es más: son la Nocilla y la Nutella las que tienen que envidiar a la hecha en casa por estar buenísima, ser más sana y natural y no contener el fatídico aceite de palma.



Ya os he hablado de los daños cardiovasculares y medioambientales que provoca este maldito aceite y de mi particular #boicotNocilla #boicotNutella: no insisto más. Investigad, informaros y evitad los alimentos que lo contengan. ¡Basta con leer las etiquetas!

La receta de la Nocilla casera es tan facilona que da vergüenza escribirla. El truco está en hacer la crema de avellanas (¡sin una gota de aceite!) antes de echar el cacao y la leche. Al triturar, tras unos minutos, las avellanas sueltan su aceite natural, transformándose en una cremita.

¿Hace un vídeo?


¡Espero que os guste y os animéis a hacerla!

¡Dulces y chocolatosos besos a todos!

Comprar ingredientes cosméticos en iHerb.

iHerb es una buena (¡y barata!) opción donde comprar ingredientes cosméticos para hacernos nuestra propia cosmética casera... o para usarlos tal cual. En esta mañana fría estoy haciendo un pedido a esta tienda online, ¿me acompañáis?
ATENCIÓN: si os interesa comprar ingredientes para haceros cosméticos en casa os gustarán estos posts: tiendas europeas y americanas donde comprar ingredientes cosméticos y tiendas españolas donde poder comprarlos.
En iHerb (tienda online americana) no venden conservantes, emulsionantes ni tensioactivos, pero sí mantecas y aceites vegetales, hierbajos varios, aceites esenciales y varios activos cosméticos a buen precio. Una de las marcas que más variedad tiene de este tipo de productos es Now Food, pero hay muchas más alternativas. Demos una vuelta juntos por la tienda.

Tutorial: Mascarilla Cupcake de Lush hecha por ti (¡con vídeo!)

Hay una mascarilla de Lush que debe de engordar con sólo olerla: la Cupcake. Además de oler a after eight (chocolate y menta) es la mar de efectiva: es purificante y te deja una piel limpia y luminosa. ¿Y si nos la hacemos en casa?



¿Motivos? La de Lush es cara: 9,25€ el tarrito y además dura poco por no llevar conservantes. Lo cual está muy bien, pero hace que esos eurillos se "disfruten" en poco tiempo. Os enseño cómo hacerla en el nuevo vídeo del canal de Youtube. ¡Espero que os guste!




Podéis consultar los ingredientes de la mascarilla Cupcake de Lush en la página web de la marca:
Barro de Rhassoul, Infusión de Linaza (Linum usitatissimum), Glicerina, Talco, Cacao en Polvo (Theobroma cacao), Manteca de Cacao (Theobroma cacao), Menta Fresca (Mentha piperita), Aceite de Sándalo (Santalum austro-caledonicum vieill y Fusanus spicatus), Absoluto de Vainilla (Vanilla planifolia), Aceite de Menta (Mentha spicata), Aceite de Pipermint (Mentha piperita), *Limoneno, Perfume * Se da de forma natural en los aceites esenciales.
En definitiva, se trata de una mascarilla basada en la arcilla rhassoul y el cacao (de ahí lo de Cupcake) con el añadido de aceites esenciales conocidos por sus propiedades purificantes y estimulantes (menta) y reparadores de la piel (sándalo). Como elemento húmedo, añade una infusión de linaza... Precisamente la base de un producto de styling del cabello que os enseñé a fabricar en este otro vídeo:




Os animo a replicar una versión simplificada de la mascarilla (¡y a mimaros este fin de semana!) con:
  • Arcilla: Rhassoul, arcilla verde, roja, bentonita, kaolín,... La que tengáis. La Rhassoul está más indicada para pieles grasas o muy grasas. La arcilla kaolín es más suave, pero también muy absorbente.
  • Cacao: usad cacao amargo. Aporta luminosidad al rostro, quién lo diría (¡abajo mitos de que el chocolate da acné!).
  • Infusión: la que tengáis. Yo he usado de manzanilla. Si queréis recuperar el olor estimulante de la menta y que vuestra mascarilla huela como un after eight (sí, como la original de Lush) podéis usar una infusión de poleo menta.
  • Glicerina vegetal: las mascarillas de arcilla suelen secarse muy poquito tiempo tras aplicarse. La glicerina ayuda a que se seque más lentamente, dándonos tiempo para aprovecharnos mejor de sus propiedades... y de su maravilloso aroma de chocolate. Si no tenéis, añadid unas gotas de aceite (de oliva, por ejemplo).
  • Un aceite esencial purificante: yo he añadido el de árbol de té, del que soy fan incondicional. Si sólo pudiérais haceros con un aceite esencial, comprad el de árbol de té :D
Mezclad bien con una cuchara que no sea metálica (si no la arcilla pierde propiedades) desaciendo bien todos los grumitos. Aplicárosla con una brocha o con las manos y relajaos envueltos en chocolate... Mmmm... Resistid la tentación de autopegaros un lengüetazo...

No dejéis que la mascarilla se seque del todo. Humedeced primero la superficie de la mascarilla y luego ya sí, retiradla con agua templada.


¡Probadla este fin de semana y me contáis!

¡Espero que os haya gustado el vídeo!

Productos cosméticos Lidl con buen INCI (o al menos aceptable).

Si hace unos posts os criticaba las supuestas bondades de la crema Q10 antiarrugas de Lidl (aquí), hoy os traigo un post con varios productos cosméticos que podéis encontrar en los supermercados Lidl (la mayoría de marca Cien) con un INCI si no bueno al menos aceptable y a un precio imbatible.

El engaño del aloe vera de Mercadona.

Ya me cabreo bastante cuando una marca dice ser natural y no lo es (por ejemplo Korres), imagináos cuando en un bote de aloe vera de Mercadona leo "100% natural" y al leer el INCI descubro el pastel. Qué sinvergonzonería.


Este despropósito con el aloe vera no sólo lo he visto en Mercadona, sino también en uno de farmacia. El de la marca Veraderm ioox dice en el bote "100% aloe vera", pero no lo es. Tiene más ingredientes además del aloe, algunos naturales y otros que no lo son.

Pero vamos con el caso que nos ocupa: los aloe vera de Mercadona. Ninguno de los dos que vende son 100% aloe vera (¿por qué la OCU no denuncia estas cosas en lugar de poner por los aires una crema del Lidl que de antiarrugas poco? Aquí).

Boicot a la Nocilla y a la Nutella.

Hace unos días fui a hacer la compra a Mercadona. Tras hablaros hace unos días de los cambios en la normativa de etiquetado de los alimentos (aquí), me dio por comprobar las etiquetas de la Nutella y de la Nocilla. Ambas llevan aceite de palma, del que os hablé en el post que os he enlazado antes. #boicotNocilla #boicotNutella


Leamos juntos las etiquetas:




Me río yo del "leche, cacao, avellanas y azúcar". ¡Y una mierda!

Sin perder la esperanza, también giré el bote de la crema de cacao de la marca Hacendado: aceite de palma completamente hidrogenado (¡lo peor! ¡Huid de las grasas parcial o totalmente hidrogenadas!).

Espero que la nueva normativa de etiquetado traiga consecuencias a los que siguen fabricando alimentos con el fatídico aceite de palma. Que recapaciten. Que usen otro ingrediente, que no pasa nada.

Por mi parte, haré boicot tanto a la Nocilla y a la Nutella como a cualquier producto con aceite de palma. Habrá a quien le parezca una estupidez, pero yo no veo tontería alguna en boicotear un producto que fomenta la deforestación y ha llevado a la cuasi extinción a al menos dos especies animales (orangután de Borneo y Tigre de Sumatra). Considero que es una cosa muy seria con la que es fácil comprometerse en nuestro papel de consumidores informados, exigentes y, por qué no, poderosos.



Voy a empezar a hacerme yo la Nocilla...
¿Alguien conoce alguna receta?

¡Besos a todos!

#boicotNocilla
#boicotNutella

Mi canal de Youtube: Chulada cosmética VUELVE!

Hace muuuucho tiempo abrí mi canal de Youtube, dedicado a hacerse cosméticos en casa: Chulada Cosmética.

Lo sé: lo mío no es ponerle nombres a las cosas. Pero hacerse cosméticos en casa es algo muy chulo, de ahí el nombre.


No le había hecho mucho caso al canal hasta que un día entré a ver cómo iba aquello. Me encontré que esos tres vídeos, hechos con una cámara de fotos vieja que sujetaba con mi barbilla (¡ni trípode tenía!) tenían cientos de miles de visitas, un par de miles de suscriptores y cientos de comentarios.

Me puse a responder como buenamente pude. Fue muy emocionante.

Los he puesto a monetizar. No lo escondo y espero que nadie se ofenda. Pero necesito financiarme la compra de ingredientes cosméticos. Porque sí: ¡vuelvo a la carga con el canal!

Planeo hacer cosas sencillitas primero, con ingredientes que todos tenemos en casa, para más tarde "complicarnos la existencia" con emulsionantes, activos y demás.

No esperéis ver vídeos con una calidad increíble. Sigo con mi vieja cámara de fotos y siendo autodidacta al editar vídeos. Me da vergüenza hablar. Grabo mil veces la voz hasta que deja de temblar. La única mejora es un trípode comprado en eBay por un par de euros. Tengo tanto que mejorar... Pero dicen que por hacer las cosas perfectas se dejan de hacer muchas cosas bien. El caso es hacer cosas lo mejor posible, sí, pero que eso no nos frene a la hora de hacerlas.


Es un hobby divertido y que nos hace bien, por dentro y por fuera. Los aficionados a esto de la cosmética casera son buena gente. Son generosos y les gusta compartir recetas y secretillos.


Desde aquí y con mucha emoción contenida, os doy las ¡¡¡GRACIAS!!!
Y os invito a seguirme la pista en esta segunda parte de mi andadura youtubera. Próximamente en vuestras pantallas :D

¡Buen domingo a todos!

Por qué el aceite de palma es malo (¡ya puedes evitarlo!).

Las cosas no suelen ser ni buenas ni malas, pero con el aceite de palma no hay medias tintas que valgan. A partir del 13 de diciembre de 2014 (el próximo sábado) se aplicará (¡por fin!) la nueva normativa de etiquetado de alimentos. Ahora sí quedará claro qué contiene lo que comes. Sigue leyendo si quieres saber por qué deberías evitar el aceite de palma.


Ya sabéis que en este blog todo lo natural tiene una cabida especial: uso y me hago cosméticos naturales, como tofu y quinoa,... Esas cosas. Esto no significa que tenga una venda delante de los ojos, que cualquier producto parío por la naturaleza tenga mi bendición. El aceite de palma es uno de ellos.

El aceite de palma es el segundo aceite más utilizado en el mundo (tras el de soja). Sin embargo, hasta ahora la legislación permitía crear etiquetas opacas para el consumidor, escondiendo este aceite y otros agrupándolos bajo el texto "grasas vegetales". A partir del próximo sábado sabremos qué tipos concretos de grasas vegetales contienen los productos que compramos. Esto se lo debemos a la entrada en vigor en España del Reglamento 1169/2011 de la UEHabrá que esperar otros dos años para leer etiquetas que especifiquen que el producto contiene grasas trans.


¿Qué alimentos llevan aceite de palma?

El aceite de palma es sólido hasta los 30ºC y es resistente a la oxidación (le cuesta enranciarse). Esto, y lo barato que es, hace que se incluya como ingrediente en cremas, margarinas, helados, hojaldres,... Por su textura también se incluye en cosméticos como jabones y cremas. Es ingrediente recurrente en productos de empresas como Nestlé, Unilever, Procter & Gamble,... Yo misma, antes de saber de sus efectos nocivos, lo he llegado a comprar y usar para hacer jabón. Mea culpa.


¿Por qué es malo para nuestro organismo?

El aceite de palma contiene un 50% de ácido palmítico, que es un ácido graso saturado (sin doble ligadura entre los carbonos) de cadena larga (así se llaman los que contienen de 14 a 18 átomos de carbono, el aceite de palma tiene 16). Los ácidos grasos saturados de cadena larga tienen capacidad aterogénica: aumentan la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares. El caso contrario lo representaría el aceite de oliva, grasa monoinsaturada cardiosaludable.



¿Es malo para la piel?

El aceite de palma sin refinar es rico en carotenos (betacaroteno, licopeno,...), de hecho tiene un color rojizo. Una vez refinado pierde ese tono. Como aceite, se usa en jabones y cremas, con una finalidad nutritiva de la piel. Por sus carotenos, se usa en preparados para reducir picores, eccemas,...


Pero... ¿por qué es malo realmente?

Si es malo ingerido, bastaría con comerlo en pocas cantidades. En la piel, no tiene mala pinta. Entonces, ¿dónde está el problema?

El problema está en los daños medioambientales que provoca la producción de aceite de palma.

Este aceite se extrae del fruto de la palma de aceite, que se cultiva en América del Sur, África y Asia. Allí superficies enteras se queman para después poder plantar las palmas.

El 90% del aceite proviene de Indonesia, Malasia o Papua Nueva Guinea, provocando el desplazamiento de los indígenas, para los que la selva es su hábitat y medio de subsistencia. Además, los orangutanes, que habitan los árboles tropicales de Borneo y Sumatra (son arborícolas) se acercan a su extinción debido a la deforestación y al ataque de las empresas productoras. Molestan en las plantaciones, de forma que son abatidos por los trabajadores. Lo mismo sucede con los tigres de Sumatra. Basta echar un vistazo a Google imágenes, poniendo por ejemplo "aceite de palma orangutanes". Las imágenes son horribles.



¿Qué puedo hacer?

Lee las etiquetas de los alimentos y cosméticos que compras. La normativa de etiquetado cosmético no cambia, pero sí la de los alimentos: a partir de este fin de semana ya no tendremos excusa para identificar el aceite de palma y evitarlo. ¡Difusión!

Revisa las etiquetas de los alimentos.
No compres los que lleven aceite de palma.

¡Besos a todos!

Crema Q10 del Lidl: de antiarrugas sólo el nombre.

Se ha dicho mucho de la famosa crema de Lidl, la antiarrugas Q10 de la marca Cien. Hoy os desgrano su lista de ingredientes (INCI), no sin llevarme las manos a la cabeza: si esta es la mejor crema antiarrugas según la OCU, no me quiero ni imaginar qué potencial antiarrugas tendrá la que ha quedado última en el ranking.

  

El anuncio de Navidad de Sainsbury's: una historia real desde las trincheras.

1914. Primera Guerra Mundial. Hace 100 años Europa era muy distinta. Cuentan que en esa Nochebuena, soldados ingleses y alemanes salieron de sus trincheras y jugaron juntos un partido de fútbol. 100 años después, Sainsbury's, cadena de supermercados inglesa, en colaboración con el ejército británico, ha hecho un anuncio de televisión muy distinto para la Navidad de 2014.

Y sí, lo ha hecho para vender más puddings navideños (de ahí que en UK haya sido un anuncio polémico), pero los beneficios de la venta de las tabletas de chocolate se destinarán a caridad y además, de paso, nos regalan una historia real y conmovedora que nos recuerda cuáles son los valores que deberían prevalecer, sin importar las circunstancias. Más navideño imposible.


¿Qué os ha parecido el anuncio?

¡Besos a todos!

Mercedes Milá y su vestido de látex rojo: parecidos razonables.

Al ver hoy a Mercedes Milá en Gran Hermano, embutida en un vestido de látex rojo, se me ha venido a la mente una joven Britney Spears de los noventa, en el videoclip de "Oops! I did it again"... Parecidos razonables, juzguen ustedes:

Un poco de drama para empezar

Brazos arriba

Pose lateral sexy

Estribillo y a por la traca final

Controlando que los pechotes siguen en su sitio

Pose final, se acabó el videoclip

¿También pensásteis lo mismo al verlo?
:D

¡Buen viernes y mejor finde de puente!

Nuevo sistema de depilación con lija o lima: Allure Kristalpad.

Una de las cosas que compré en la feria Biocultura, de la que os hablaba ayer, es un nuevo sistema de depilación de la marca Allure Kristalpad, marca suiza, que está pendiente de patente. Me es bastante complicado definir qué es, pero lo intento: se trata de una lija o lima de grano muy fino, elaborada de microcristales de amatista, que al exfoliar la piel se lleva por delante el vello. Os lo cuento con pelos y señales. Sobre todo con pelos.

EDITO: un año y medio después os actualizo mi opinión sobre las manoplas depilatorias aquí.


Biocultura 2014: lo ecológico se profesionaliza.

Aunque he tardado en publicar el post (¡malditas fotos!)  lo he redactado recién llegada a casa desde la feria Biocultura. Así no se me ha escapado ni una pizca del entusiasmo y buen sabor de boca que me dejó. Me ha encantado ver cómo lo ecológico ha conseguido profesionalizarse. ¿Repasamos juntas lo que pude ver allí? ;)


Si os soy sincera, esperaba que Biocultura fuera algo así como una feria medieval a lo grande, como los puestos de mercadillo de fiestas de pueblo, con incienso, rastafaris y monederos de diseños aztecas imposibles. Para mi sorpresa, no fue nada de eso.

Biocultura es una feria seria que reúne a empresas, grandes y pequeñas, que se dedican profesionalmente a lo ecológico, para deleite de un público cada vez más informado y exigente. Y esto supone encontrarse stands de frutas y verduras recién traídas de la huerta, marcas de cosmética ecológica (Santé, Couleur Caramel, Logona,...), artesanos carpinteros, productores de aloe vera, arquitectos comprometidos con el medio ambiente, librerías especializadas, expertos acupuntores,...


Nada como empezar el día con una ducha... o con un baño de gong.


Verduras recién traídas de la huerta.

Aceites de sur.

Además, se impartían cursos de cocina (mientras estuvimos en esa zona estaban enseñando a amasar pan) y había conferencias de lo más variado (estuvimos un rato en una sobre tratamiento natural de manchas de la piel impartida por un médico).

A la hora de la comida se animó la cosa: se podía degustar queso, aceite, beber té, mosto, caldo, sopa de miso o leches vegetales. Los tres euros de la entrada cundieron mucho (jejeje), aunque también es cierto que fue imposible no comprar queso, sobrasada, galletas, chocolate, un poco de pasta de olivas,... Dar a probar el producto, si éste es bueno, te asegura la venta.


Atención al dependiente: el Yogi tea personalizado, con mi moño de los domingos de andar por casa.


El Yogi tea que probé: ¡riquísimo! Ya los conocía. Adoro que cada bolsita lleve una frase bonita.

Me llamó mucho la atención ver en varios puestos compresas de tela y copas menstruales (si os apetece leer mi experiencia con ellas, podéis verla aquí).

Compresas de algodón.

La cosmética tenía un lugar privilegiado: ¡había muchísima más cosmética y maquillaje que en el Salón Look! De todo destaco:

  • Amapola: aluciné con los INCI de los productos. Impresionantes, limpios a más no poder. Ni una silicona, ningún ingrediente sospechoso de nada. Esto y hacérselos una misma es lo mismo. De 10. Me encantaría encontrarlos por Madrid.


  • Jabón natural: ¡no podía faltar! Un básico (aprende a hacerlo aquí y aquí)


  • Couleur Caramel: es el Lancôme de la cosmética bio. También en precio, pero lo merece. Me hubiera llevado un fondo de maquillaje mineral, pero la luz de la feria era tan amarillenta que no hubiera acertado con el tono de piel.


 Pero la cosa no se quedaba ahí: había más y más cosas...

Enseres de madera para la cocina hechos a mano.

¡Muffins!

 Ropa de algodón natural, sin teñir ni blanquear.


Instrumentos de todas las partes del mundo.

Me llevé algo que me dejó con la boca abierta, algo que ni sé cómo se llama en español: un nuevo sistema depilatorio, unos discos de la marca Kristalpad. Mañana os lo cuento todo en el blog.


También me hice con dos hierbas ayurvédicas a las que les tenía ganas desde hace tiempo: amla y tulsi (o tulasi, como reza el paquete). Ya os hablé del shikakai aquí, que se puede usar como champú. Es algo complicado encontrar estas hierbas y cuando las veo me lanzo a por ellas. Este tiempo frío y ventoso me está resecando bastante el largo del cabello, así que "tramaré" una buena mascarilla capilar con el amla. Y os lo contaré, claro que sí.

Es la feria más impresionante que he visto, por su extensión, variedad e interés. Me daba envidia (sana, sí, pero envidia al fin y al cabo) pensar en que todas esas personas viven de forma alternativa, rodeados de remedios herbales, de los frutos de la tierra, basándose en un saber milenario, lejos de los ruidos y del estrés de la ciudad. Qué maravilla haber pasado un rato aprendiendo de ellos :D

Biocultura tiene cuatro ediciones al año en distintas ciudades españolas. Este año se ha celebrado en Valencia, Barcelona, Bilbao y Madrid. En 2015 repetirán, estoy segura. Si podéis, visitadla. Merece la pena.

¡Besos a todos y pasad buen día!

El libro de Michelle Phan: ¿una oportunidad perdida?.

Hace unas semanas os comentaba por Instagram (me encanta esa red social, si os apetece seguirme buscadme por ahí) que Michelle Phan había sacado un libro. No tardé mucho en comprármelo en Amazon y según llegó lo devoré, así que en este post os cuento mi opinión sobre él. ¿El título?:


("Maquillaje. Tu guía vital sobre belleza, estilo y éxito - online y offline")

Sí, todo eso.

Suena ambicioso. (Léase de un modo muuuuy irónico). Pero es que si hay alguien autorizado a escribir sobre todo eso es Michelle Phan... Veamos si ha aprovechado la oportunidad de darnos una lección.



¿Quién es Michelle Phan?

De vez en cuando os he comentado en este blog que admiro a Michelle Phan. Nombrándola, alguna seguidora me ha comentado que no la conoce, que no sabe quién es.

Michelle Phan es una gurú del maquillaje. Es por lo que la gente sigue su canal de Youtube (aquí) y por lo que la mayoría se ha comprado su libro. No es mi caso: no es su habilidad la que admiro, sino que la admiro a ella. Y la razón por la que lo hago se encuentra en las primeras páginas de su libro, autobiográficas.

La historia de Michelle Phan es la de la mujer hecha a sí misma, la de alguien que con visión, constancia y mucha suerte (mucha-mucha) ha conseguido ser la dueña de un grupo de empresas partiendo de la nada. Y cuando digo de la nada me refiero a que su familia vivía en una habitación alquilada y ella dormía en el suelo.

Su tío decidió irles a visitar y ellos, avergonzadísimos por mostrar cómo vivían, le dejaron pasar. El tío, conmocionado, decidió hacer algo por ellos y organizó una colecta para darles dinero. La madre de Michelle Phan no alquiló una casa con ese dinero, sino que dio educación a su hija. Pero la niña sólo quería estudiar Bellas Artes. Me imagino qué se le pudo pasar por la cabeza a la señora, ¡ya podía haberle gustado otra profesión con mejores salidas profesionales!, sobre todo dada la situación familiar. Y sin embargo, esa madre apostó por su hija.

En la Escuela de Bellas Artes Michelle tuvo acceso a un ordenador con el que grabar con calidad sus vídeos. Quién le hubiera dicho que hoy gana con sus vídeos cada día, a la baja, lo que algunos tenemos la inmensa suerte de ganar al mes... ¡Y aquello sólo fue el principio de la historia!


"Los milagros suceden", dice Michelle Phan.

Cierto es que el factor suerte ha sido decisivo en su vida. "Ella estuvo en el lugar adecuado en el momento adecuado", pensaréis. A lo que yo añado: "¡Pero estuvo!". La suerte cae del cielo, sí, pero tiene que caer en tierra previamente labrada. Si descuidas el terreno, si no lo preparas, no esperes cosechar manzanas al año siguiente.

Sin constancia, fuerza de voluntad, creatividad, autoconfianza,... no hay suerte que le hubiera valido ni a ella ni a nadie.


El libro

Como os comentaba, yo me compré su libro como forma de decirle "ole tú" (aunque a estas alturas su cuenta bancaria ya se lo dice todos los días). Tenía la ¿esperanza? de encontrar entre sus páginas algo inspirador sobre el autodidactismo, la autoconfianza, la autoestima, el espíritu empresarial, etc.

Y eso sí lo he encontrado, bajo la forma de una breve autobiografía circunscrita a las 31 primeras hojas del libro. Y se me ha quedado hecho corta, muy corta. Me he quedado con ganas de saber más: más detalles, mayor profundidad emocional, mejor contextualización,... y de poder, con ello, trasladar unas pocas enseñanzas a mi vida personal.

De esta parte me gusta que Michelle no sólo hable de éxitos sino también de fracasos en su carrera y que de unos y otros saque conclusiones.

La segunda parte del libro se ha escrito para contentar al resto de phans (ejejeje), las que buscan un manual escrito por la gurú de la brocha fina. Esta segunda parte, siento decirlo, me ha decepcionado.

No se aprende mucho más de lo que se hace leyendo un blog o una revista de moda. Es más: se aprende algo menos que siguiendo un blog y más o menos lo mismo que leyendo una revista. Su contenido es genérico, le falta profundidad. Se basa mucho en el "depende" y en el "según", sin concretar más. Los apartados se titulan "cómo hacer tal o cual cosa", pero en realidad no te dicen "cómo" se hacen realmente. Te dice que hay que depilarse las cejas, pero no dice cómo. Que la piel necesita cuidados específicos según su tipo, pero no dice cuáles son esos cuidados.


Te dice que existe el eye liner, pero no cómo se usa...

Es como si hubiera hecho un borrador de entradas para un blog. Les gustará a las más jovencillas, a las que quieren empezar a cuidarse y descubrir el "yo" que quieren mostrar al mundo. Pero al resto, sobre todo a los que leemos mucho sobre el asunto, se nos queda corto.

La tercera parte del libro me gusta, aunque discretamente. Se titula "Cómo convertir tu pasión en profesión", algo de lo que Michelle Phan tendría algo que decir. Mi atención aumentó, esperando leer a la mujer sabia y experta.

Sin embargo, de nuevo Michelle pasa de un tema a otro sin tratar cada uno con la profundidad que se merece. Los temas son interesantes: cómo organizar tu armario, escribir una carta de presentación para tu CV, redactar una carta de condolencias por un fallecimiento, dar un apretón de manos, normas de educación en el mundo online, cómo escribir un plan de empresa,... Te dice que es importante saber hacer estas cosas, pero no te dice cómo hacerlas.

En contadas ocasiones se extraen enseñanzas del libro. En el resto de casos, lo que a una le queda son las ganas de reflexionar más sobre los temas que trata y generar un conocimiento, aunque sea autodidáctico. Por eso, considero esta parte como una "guía sobre cosas variadas en las que todos deberíamos pensar".




Conclusión

Su no concretar ni profundizar me han decepcionado. Saltar de un tema a otro complica las cosas a la hora de encontrar un hilo conductor. Ya el título del libro, eterno como un día sin pan, era pájaro de mal augurio.

Les gustará a las jovencillas que se inicien en estos temas y todo les suene a nuevo, seguro. Y de paso, que practiquen el inglés.

Aprecio su voz personal, de tú a tú. No da la sensación de hablar con alguien distante (tampoco con una Nobel de Literatura), pero sí de parlotear insustancialmente con una voz femenina y cercana sobre temas que a la mayoría nos interesan.

Finalmente, y a pesar de todo, sorprendentemente me alegro de haber comprado el libro. El motivo reside en esas 31 páginas de autobiografía. Ojalá se hubiera extendido más. Esas 31 páginas me recuerdan de una forma palpable que, si nos lo proponemos, todo es posible. Y a mí eso sí me merece la pena.




Make Up Your Life: Your Guide to Beauty, Style, and Success - Online and off
Autora: Michelle Phan
Idioma: inglés
Editorial: Harmony Books
Disponible en Amazon

Cómo desmaquillarse con productos naturales.

Hace unos días un post de Gadi (aquí) hablaba del desmaquillado, en concreto de los útiles que utilizaba cada día. Al no coincidir con ella me he animado a haceros un post específico sobre cómo me desmaquillo. Si estáis esperando un listado cuasi infinito de productos y cacharritos siento decepcionaros... Eso sí: soy adepta a la doble limpieza japonesa, intentando desmaquillarme con productos lo más naturales posible. Allá vamos.



Mi rutina de desmaquillado se ajusta al ritual de la doble limpieza japonesa. Las niponas al lavarse se basan en un principio químico y es que los aceites son oleosolubles. En vista de que las bases de maquillaje en crema, líquidas,... se basan en aceites, el desmaquillado "nipón way" se hace con aceite, para después lavar la piel con un limpiador específico.




Primer paso: aceite

Las principales casas cosméticas han sacado aceites de desmaquillado en los últimos tiempos. Sin embargo, yo no uso este tipo de aceite, sino manteca de coco (link aquí) o aceite de oliva, lo que pillo.

En invierno (al menos por estas latitudes) el aceite de coco es sólido, por lo que es necesario derretirlo (el calor de las manos es suficiente) antes de extenderlo realizando un suave masaje en el rostro. Hace un tiempo os comenté aquí este y otros usos del aceite de coco, ¡me tiene enamorada! 



Los aceites son capaces de eliminar la máscara de pestañas y el eyeliner más resistente. Basta depositar una cantidad generosa sobre las pestañas y masajearlas despacito. No es necesario (es más: no se debe) frotar y mucho menos tirar de las pestañas. Tras unos segundos notaréis que el producto se desprende, dejando unas pestañas limpias y nutridas. De hecho, este método las refuerza, disminuyendo su caída (lo tengo más que comprobado :D).

Si un aceite determinado os resulta demasiado pesado para vuestro tipo de piel, probad con otro tipo o haced mezclas entre ellos. ¡Pero nunca uséis aceite tipo Johnson! No es más que parafina líquida (¡puaj!).

Hace unas semanas me dieron en Sephora una muestra de su desmaquillante bifásico. Como es de bien nacidos ser agradecidos, estuve usándolo unos días. Lo agitaba, impregnaba con él dos discos de algodón, los ponía en contacto con los párpados y sí, desmaquillaba las pestañas... Pero no del todo. Así que es la new entry del mes en el triste cajón de potis olvidados... No hace falta decirlo: me quedo con el aceite vegetal.


Segundo paso: limpiar el rostro

Como segundo paso uso un limpiador específico para la cara y para nuestro tipo de piel.

Hay quien no se anima con la doble limpieza japonesa porque le aterra la idea de untarse aceite en la cara. El limpiador está para eso, para eliminar el exceso de aceite (que por otra parte está sucio de maquillaje) y limpiar la cara (de ahí el nombre).

Como limpiadores he usado pastillas de jabón natural hecho en casa (ver tutorial aquí y aquí), el limpiador de Desert Essence (link aquí) o mi favorito, el de Nutribiotics para pieles sensibles (link aquí).




Insisto: no tengáis miedo de usar este método si tenéis piel grasa. La mía es mixta (más normal en invierno, más grasa en verano, pero siempre amenazada por acné hormonal y dermatitis/eccemas que salen por estrés unas veces y porque sí la mayoría de veces). Considero que buena parte del mérito manteniendo a raya estos problemillas se debe a este tipo de limpieza. A veces los productos específicos para estas afecciones no hacen sino resecar la piel, por lo que entramos en un ciclo vicioso donde la pobrecilla se protege produciendo más sebo o se descama. El aceite antes del limpiador logra contrarrestar la agresividad de éste. El resultado: una piel limpia y jugosa.

De vez en cuando uso una esponja Konjac (link aquí). Me encanta el suave masaje que realiza, la ligera exfoliación que hace, no agresiva, perfecta para todos los días. Otras veces, paso un paño de microfibra humedecido, descubrimiento al que le dediqué un post.


Últimos pasos

Seco el rostro a toquecitos (¡nada de frotar!) con una toalla limpia. Procurad cambiar la toalla a menudo o usar una específica para la cara.

El uso de jabones (sobre todo los que son en pastilla) lleva a la piel a un pH básico. Para reestablecer el pH natural de la piel es importante tonificar. Evitad los tónicos con alcohol, que resecan la piel. Una buena opción son los hidrolatos, ahora mismo estoy usando el tónico de agua de rosas de MNS (aquí). Mi favorito es el de Thayers de rosa y hamamelis. Contiene glicerina, lo que ayuda a evitar la tirantez que a veces se tiene en el rostro tras la limpieza (link aquí).




Último paso: hidratar. Por la noche uso una mezcla de aceites vegetales (ahora mismo estoy usando aceite de albaricoque, link aquí), aceites esenciales (en concreto aceite de árbol de té, aquí) y aloe vera. Y últimamente, la crema de noche de MNS, de la que ya os hablé. Es una maravilla, pero toda una lástima que no tengan distribuidor en España...

Un ritual largo de contar pero que en la práctica no lleva más de cinco minutos. Además, forma parte de ese relax que todos buscamos al llegar a casa o antes de meternos en la cama. Cinco minutos dedicados a una misma.

Y vosotras, ¿cómo os desmaquilláis?
¿También sois adeptas a la doble limpieza? ¿Qué aceites usáis?

¡Un beso a todos y gracias por vuestra compañía!

Si es vuestra primera vez en iHerb y usáis mi código, MBL015, os harán un descuento. Usad mi código o el de otra persona, pero usad uno, ¡que os ahorráis un dinerillo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...