Un día para mí

10 noviembre 2016

Hoy es (es decir, ayer fue) día no laboral en Madrid, así que he decidido dedicármelo a mí misma. Todo un día para mí... que comparto contigo. ¿Me acompañas?



1- Para empezar, simplemente di "no"

Para realmente tener un día para mí, lo primero de todo es decir no. No es fácil decir "no". No estamos acostumbradas a decirlo y, lo que es peor, el resto de personas no están acostumbradas a oírnoslo decir.

Hoy no voy a poder entrar en tus planes. Hoy tengo planes para mí.

También debo decir "no" a quedarme todo el día en la cama. La excusa es la de siempre: así se descansa. No es verdad. Descansar muchas veces significa cambiar de actividad, no estar en la cama todo el día. Además, si una se queda en la cama no se trata de "un día para mí" sino de un día para las preocupaciones y los problemas, para darle vueltas una y otra vez. Piénsalo.

2- Elige lo que consumes

Quiero que sea un día tranquilo, de relax, de energía positiva. No hay cabida para telediarios, periódicos, móvil del trabajo. Sé que proyecto parte (o incluso mucho) de lo que consumo y debe de contener una energía bastante negativa para acabar día sí y día también fuera de mis casillas :( Hoy no hay espacio para eso.

Sin embargo, hay espacio para leer y evadirme y para un canal de Youtube que acabo de descubrir. Si habláis inglés os lo recomiendo: Infinite Waters. Hay vídeos muy de "yoguis", pero hay otros en los que Ralph Smart da muy buenos consejos sobre cómo evitar que te afecte lo negativo, cómo tratar con personas "difíciles", autoestima,... Al principio con eso de que te desea paz y esas cosas parece que "es un flipao", pero dale una oportunidad: dice cosas con mucho sentido.




3- Comida sana

Quiero sentirme bien por dentro. No quiero comida pesada. Quiero que sea fácil de digerir, que me sacie, me nutra y me haga sentir bien, ni hinchada ni culpable. Al mismo tiempo quiero darme mis caprichos. Menos mal que la comida sana y rica existe :D

Empiezo la mañana con pan de centeno con mantequilla de cacahuete desgrasada (¡existe!) y una deliciosa mezcla de té blanco, vainilla y almendras de Harney and Sons (es una de las mezclas especiales de Navidad del año pasado. Espero que este año la relancen. De todos modos, las mezclas que he probado de Harney and Sons me han gustado mucho, calientan las manos y el alma, por no hablar de la lata tan hermosa...)

Para la comida preparo un buen tazón de miso y un sencillo arroz con pollo. El miso en forma de pasta densa lo reservo para cuando como en casa. Lo mezclo con agua caliente y a veces le añado algas wakame desmigadas, tofu o un poco de verdura cocida. Suelo reservar los sobres de miso deshidratado para la oficina, así que en esta ocasión preparo mi sopa con el de Mugi. Con una cucharadita de pasta es suficiente. ¡Delicioso!

4- Casa limpia

Limpiar la casa no suele entrar en lo que la gente entiende por "un día de relax para una misma". Lo mismo me sucedía a mí. Ordenar y limpiar mi casa eran para mí una tortura semanal, algo que no acababa nunca, un bucle sin fin. Mi forma de entender el orden y la limpieza de la casa cambiaron al leer el libro "La magia del orden" de Marie Kondo, que os recomiendo muchísimo. Es llamativo que un libro sobre organización del hogar esté entre los libros más leídos del país. Algo tendrá, ¿no?

Tras un palizón ordenando, que trajo consigo una enorme sensación de liberación, ahora comprendo que emplear una hora para mi casita forma parte del relax. De alguna forma es devolverle a mi casa las alegrías que me da y regalarme a mí misma la paz de un hogar limpio.

No tiene por qué ser una hora seguida. No tiene por qué implicar una limpieza de arriba abajo. Hoy siento ganas de aspirar y fregar el suelo, ordenar el salón, repasar la cocina y fregar el lavabo y el wc, y lo hago en varias tandas: mientras preparo el té del desayuno, después de desayunar y antes de merendar. Casi ni me entero.

(Nota: a día de hoy mi casa sigue siendo un desastre, pero no porque esté sucia y desordenada sino porque con el método de KonMari me he vuelto más exigente :P)


 La magia del orden Marie Kondo KonMari


5- Una ducha caliente

... y puesta a punto en general: una buena exfoliación, un repaso a las cejas, a la manicura,...

Ya sabéis que el exfoliante facial de Acure Organics es mi santo grial de los exfoliantes. ¡Buenísimo! Para el cuerpo, prefiero hacer mis propias mezclas. En cuanto a la manicura, y para contrastar con los tonos blancos, negros y grises por los que me ha dado esta semana, llevo un tono que creo que pega más en verano: un rojo sangre de Kiko (el 238) que os enseñé hace... ¿¡4 años!? ¡Uf! ¡Cómo pasa el tiempo!

6- Haz algo que te apasione (y que quizá lleves tiempo sin hacer)

Escribir en el blog. Hacía algunas semanas que no lo hacía y para mí es un auténtico placer. Por ejemplo, este mismo post. Cada palabra, cada idea, cada persona que imagino al otro lado leyendo... me dan paz y alegría a la vez

7- Haz algo que quizá no te apasione tanto hacer pero es necesario

Tengo que planchar una camisa vaquera y un pantalón de traje. Y también tengo algún bajo y botón que zurcir.

Esto sí que no me apetece nada hacerlo, pero sé que me hará sentir orgullosa de mí misma la próxima vez que lleve puesta la camisa o el pantalón. Y sí: quiero sentirme orgullosa de mí misma, no solo por lograr grandes cosas, sino también por las pequeñas.

Lo bueno es que son cosas que puedo hacer mientras me concedo un premio, como por ejemplo, ver una película. Después de comer me pongo a ver la de Los Juegos del Hambre.

Después de leerme los siete de Harry Potter (y en lo que consigo el octavo libro, el nuevo) me he puesto a leer la trilogía de Los Juegos del Hambre. El primer libro lo he devorado en pocos días. Hacía mucho que un libro no me enganchaba de esta manera, ¡menuda historia! Si os gusta la acción y os gustan los argumentos del tipo 1984, Rebelión en la Granja o El Show de Truman, esta trilogía es IM-PRES-CIN-DI-BLE.



 Los Juegos del Hambre


8- Toca mimarse

No hay motivos por los que no usar perfume incluso en casa. Me encanta el de rosas de The Body Shop. Me lo regaló Adaldrida la última vez que vino a Madrid y es muy yo. No mi yo de hace unos años o el yo que quisiera ser, sino el yo que soy. No sé si eso tiene sentido, pero ¿qué cosas lo tienen al hablar de un perfume?


colonia rosas The Body Shop


Aprovecho y me pongo una mascarilla. Fuera hace frío, así que lo ideal es que limpie y a la vez nutra, que no reseque. Me gusta mucho para eso la mascarilla Cell Stimulating Face Mask de Acure Organics. Contiene arcilla verde, que deja los poros de la piel muy limpios, y, al mismo tiempo, aloe vera, glicerina, manteca de cacao, aceite de argán (entre otros ingredientes de 10) que hacen que la piel quede nutrida y relajada, sin rojeces.

Tras aclararla me masajeo la cara con unas gotas del aceite eco-bio Eterna Juventud de Lavanda&Co. Hace un tiempo me lo enviaron desde la marca para probarlo, junto con otros productos. Ahora, que ha pasado un tiempo razonable utilizándolos, os puedo confirmar que son de 10 y este aceite me tiene enamorada. Post a la vista.


aceite facial Lavanda&Co

9- Hacer planes

Este fin de semana haré una quedada con amigas para ir a Biocultura, ¡un plan genial! Y en algunas semanas, ¡vacaciones en las Canarias! Las quedadas, las excursiones, los viajes,... se empiezan a disfrutar cuando se preparan. Así que dedico un tiempo en la web de la feria, apuntando los stands a los que quiero ir, viendo fotos de las islas y buscando los bikinis que me llevaré a las islas.




10- Dormir bien

No hay día de relax que valga si al día siguiente estoy agotada y empiezo con prisas. Por eso preparo el táper para mañana, la ropa que me pondré y me voy a la cama pronto, bien calentita.

¿Algunos trucos para caer rendida? Una buena infusión de hierbas, desconectar los móviles (¡nada de redes sociales en la cama!) y un aroma relajante.



La lavanda es muy utilizada por sus propiedades relajantes. No sé por qué pero es respirarla y sentirme segura, en paz y cansada... muy... cansada...


¡Buenas noches!

¿Qué significa IU o UI al medir las vitaminas?

09 noviembre 2016

En el post sobre la vitamina E Anónimo me puso un comentario con una duda muy interesante, así que le dedico esta entrada. La pregunta gira en torno a las siglas IU que figuran en los frascos de vitaminas como por ejemplo en los de vitamina E. ¿Qué significa IU o UI al medir las vitaminas? Este fue el comentario:

"si la vitamina E de Now Foods tiene 23.000 IU, que no sé lo que es, porque está disuelta en aceite, ese 0,02%, a 0,2% de vitamina E que hay que añadir, cómo se calcula teniendo en cuenta que la vitamina E de Now Foods está disuelta. Esto es, cuál es la concentración de vitamina E dentro del aceite que Now Foods"
vitamina E

¿Qué significa IU o UI?

IU son las siglas de "International Unit". En español se dice UI, en atención a "Unidad Internacional". Se trata de una medida usada en farmacología que mide la cantidad que hay de una determinada sustancia en un preparado.

Para "facilitar" las cosas, 1 UI varía de una sustancia a otra. Los responsables de establecer a cuánto equivale 1 UI para cada sustancia es el Comité de Estandarización Biológica de la Organización Mundial de la Salud. Este Comité hace un preparado con una cantidad arbitraria de la sustancia en cuestión y a ese contenido lo denomina 1 UI.

Las vitaminas (la A, la C, la E, etc) no son "únicas" sino que en realidad tienen múltiples variantes. Así, hay tablas que indican la equivalencia entre UI y miligramos del delta-alfa-tocoferol, del delta-alfa-tocoferol-acetato, beta-tocoferol, etc.


¿Cómo calcular la cantidad de vitamina E que hay que añadir en los cosméticos DIY teniendo en cuenta las UI?

En el post sobre la vitamina E os nombraba, por ser el que estoy usando ahora, el preparado de vitamina E de Now Foods. En su envase se especifica que se trata de un preparado de 30 ml que contiene 23.000 UI de D-alfa-tocoferol. 1 UI de D-alfa-tocoferol es equivalente a 0,67 mg. Por tanto, en los 30 ml del frasco de Now Foods hay 23.000 UI de D-alfa-tocoferol o, dicho en miligramos, 15.410 mg, es decir, 15,41 gramos.


vitamina E Now Foods iHerb


Como comentaba en ese post, la vitamina E se añade en una proporción de 0,02% a 0,2% del peso de las grasas de las cremas para conseguir retrasar su enranciamiento. Si tenemos que proteger 100 gramos de aceite, tendríamos que añadir entre 0,02 gramos y 0,2 gramos de vitamina E.

Si usamos el preparado de Now Foods y sabemos que en 30 ml hay 15,41 gramos de D-alfa-tocoferol, para evitar el enranciamiento del producto que estemos creando será necesario añadir entre 0,04 ml y 0,4 ml.

En resumen: primero comprobamos el tipo de vitamina que contiene el preparado que hemos comprado, consultamos su equivalencia UI-mg y después calculamos la cantidad de preparado que tenemos que añadir a nuestra creación haciendo reglas de tres.

Si os digo la verdad, nunca tengo en cuenta las UI al añadir vitamina E en mis cosméticos DIY, pero esta sería la forma correcta de hacerlo :D

¡Gracias por tu pregunta, Anónimo!
Siempre salen cosas interesantes a raíz de vuestros comentarios :D

¡Tened un buen día!

Ideas de comida sana para el Otoño

12 octubre 2016

En verano es fácil comer bien: bebemos más agua y apetecen las ensaladas, los gazpachos y los zumos de fruta. Pero también los helados y las cervezas. Así que es en otoño cuando como mejor, no sé si por ese afán de organización que trae consigo la vuelta al cole o por esas energías e ilusiones renovadas a modo de Año Nuevo adelantado. Hoy os traigo unas cuantas ideas de comida sana para el otoño. No son platos sofisticados, no voy a descubrir nada nuevo. Simplemente son los platos a los que estoy enganchada últimamente, porque están ricos, se hacen rápido y son bien sanotes. Si a alguien esto le da alguna idea para variar el menú, me doy por satisfecha :D

Crema de calabaza

Ha sido empezar el otoño y preparar una buena olla de crema de calabaza. ¡Riquísima!

receta crema de calabaza
Crema de calabaza

Tarta Pascualina

Las acelgas son de esas verduras discriminadas, pobrecillas, no le caen bien a casi nadie. Pero metidas en hojaldre y acompañadas de jamón y queso las devoran hasta los niños. ¡Comprobado!

receta tarta pascualina
Tarta pascualina: una forma fácil de comer acelgas.

Ensalada de espinacas

Esta es una de esas ensaladas que entran bien en otoño. Con el bonus point del queso de cabra cualquiera se resiste. Y si se quiere hacer la ensalada de espinacas en versión light, basta sustituirlo por queso fresco ;)

receta ensalada de espinacas
Ensalada de espinacas


Pizza de coliflor

Súper sana la de la foto no es: lo confieso, se me fue la mano con el queso (ejem, ejem). Pero salvo eso, la pizza de coliflor es una receta que sorprende y gusta a partes iguales. Y sin tanto queso ¡es sanísima!

receta pizza de coliflor
Pizza de coliflor


Verduras a la plancha

Esto no es una receta, pero quería sacarlo aquí por daros ideas. Todavía hace buen tiempo, así que estamos aprovechando para comer en la terraza los domingos. Nuestro plato favorito "terracero" es bien fácil: verduras, setas y langostinos a la plancha. ¡Delicioso!

receta verduras y langostinos a la plancha
Verduras y langostinos a la plancha.


¿Y vosotros? ¿Os cuidáis más en otoño?
¿A qué platos estáis enganchados últimamente?

¡Besos a todos!

El cuestionable estudio de la OCU sobre las mejores cremas hidratantes.

10 octubre 2016

Hace un par de semanas la OCU publicó los resultados de un estudio que han hecho para ver cuál es la mejor crema hidratante. La ganadora cuesta menos de tres euros y ha sido una de Lidl, de la marca Cien: la Aqua Moisturizing cream. No me sorprende. ¿No os suena todo esto a aquel estudio que hizo también la OCU para elegir la mejor crema antiarrugas? Efectivamente este estudio y aquel tienen mucho en común: una dudosa selección de las cremas a comparar, unos criterios de puntuación cuestionables y un primer puesto ocupado por una criatura de Lidl.

OCU Lidl crema hidratante aqua


¿Con qué criterios se han elegido las 17 cremas hidratantes participantes del estudio? ¿Por qué entre ellas no hay ninguna de cosmética natural? ¿Habrá detrás de ello algún tipo de interés económico? Son preguntas que ya me hice en su momento con el estudio de cremas antiarrugas y esta vez la OCU nos vuelve a querer marcar un gol.

Cada una de esas 17 cremas recibió una puntuación. El 65% de la nota se debe a la eficacia hidratante de la crema, la valoración subjetiva de las usuarias pesó un 25% y, finalmente, el 10% se vinculó al etiquetado de la crema.

La eficacia hidratante de las cremas

Las muestras de crema se dieron a probar a modo de test ciego en 30 mujeres, quienes se las aplicaron dos veces al día en el antebrazo. La medición de la hidratación se hizo en laboratorio con la ayuda de un corneómetro. Esta operación se hizo antes de usar las cremas y tras 4 semanas de uso.

Me parece bien que se hagan mediciones tras las cuatro semanas de uso, periodo que cubre el ciclo de renovación de la piel. Pero, ¿por qué medir la reacción en el antebrazo de una crema destinada para la piel de la cara? Las necesidades de hidratación de cara y cuerpo para nada suelen serlas mismas. Para la OCU, sí.

La experiencia de uso de las cremas

Este punto y el siguiente, junto con el misterioso proceso de selección de las cremas, es lo que según mi opinión echa al traste el estudio. Las 30 mujeres dieron su opinión subjetiva sobre la textura, olor, eficacia percibida de la crema... Para mí el problema no está en que se tengan en cuenta las opiniones subjetivas de las mujeres. Al fin y al cabo, la experiencia de uso es importante y de alguna manera debe ser valorada.

Lo que no está bien es que según el estudio da igual aplicar una crema facial en la cara, en el antebrazo o en el pie. Y tampoco está bien que se considere que todas las pieles pueden valorar de la misma manera una misma crema hidratante. La reacción ante una crema no es la misma en una piel seca que en una grasa y no por eso la crema es mejor ni peor. Simplemente no es la adecuada para dicha piel y persona.

Esta parte de la nota, sencillamente, hace aguas.

El etiquetado de las cremas

La OCU verificó que el etiquetado cumplía la legislación y que no hicieran alegatos vacíos de contenido o que no se cumplen (qué menos). Hasta ahí, ok. También decidió penalizar aquellas fórmulas con determinados ingredientes dañinos, como ciertos parabenos, methylisothiazolinona o ciertas fragancias. Y es este punto el que a mi parecer queda en entredicho en el estudio.

Lo primero porque no se publican datos sobre de qué manera van a puntuar negativamente la presencia de determinados ingredientes. Y lo segundo porque si nos acogemos al criterio de "ingredientes dañinos en la fórmula" para penalizar negativamente, no se salvaría ni una sola de las seleccionadas por la OCU. Por ejemplo, la OCU no está penalizando la presencia de phenoxyethanol (prohibido en Japón), ni a las cremas llenas de siliconas e ingredientes sintéticos pero vacías de activos cosméticos, etc.

Para eso, para valorar las fórmulas cosméticas, existen los certificados de cosmética natural. Pero claro, ¡cómo iba a aplicarlos la OCU en este estudio si ninguna de las cremas analizadas entran dentro de esos cánones!

Y con esta reflexión volvemos al principio del post: ¿con qué criterios se han seleccionado las cremas participantes en el estudio? ¿Acaso dichos criterios se cuentan en euros?

Y ahora ¿qué? Pues resulta que ahora, como pasó con la crema antiarrugas Q10 de Lidl, esa que de antiarrugas sólo tenía el nombre, la crema Agua Moisturizer de Cien está agotada semana sí y semana también, produciendo largas colas y tráfico de clientes en las tiendas Lidl ansiosos por hacerse con un tarrito.

Con esto no quiero decir que lo barato sea malo y lo caro sea lo bueno. Esto no tiene por qué ser así, hay productos de supermercado muy válidos o que al menos lo son "a groso modo", ya sea desde el punto de vista del INCI como del uso. Hace un tiempo os hice un post sobre productos cosméticos aceptables de Lidl y la crema hidratante ganadora del estudio, la Aqua Moisturizer... no está entre ellos. Queda pendiente hacer un repaso de su INCI, pero ya os lo adelanto: no perdáis tiempo buscándola y dinero (aunque sólo sean 3 euros) comprándola. No merece la pena.

¡Un beso a todos y gracias por leerme!

¿La vitamina E es un conservante natural?

16 septiembre 2016

Hay blogs que sigo (casi) exclusivamente por sus fotos, uno de ellos es Freutcake. Sus fotos de comida son, sencillamente, espectaculares. El caso es que publicó un artículo que contenía una frase que no por manida es cierta del todo: "aceite de vitamina E - un conservante natural que aumenta la vida del producto y suaviza las manos".

Como os digo, no es la primera vez que oigo eso de que la vitamina E es un conservante. En un lenguaje de andar por casa, lo es. Pero técnicamente no: es un antioxidante. Desgranemos la afirmación y veamos qué tan cierto o no es cada punto.

Vitamina E iHerb Now Foods
Vitamina E


¿La vitamina E es un aceite?


La vitamina E (tocoferol) no es un aceite sino una vitamina liposoluble, es decir, que se disuelve en aceite. De ahí que las grasas sean una de las fuentes principales de vitamina E para el organismo, muchos aceites vegetales contienen per se, una buena cantidad de vitamina E. Y también por eso cuando compramos vitamina E (la venden en cápsulas en las farmacias, o en cualquiera de las tiendas que venden ingredientes cosméticos - ver aquí,  aquí y aquí) se presenta disuelta en un aceite vegetal.

Lo más frecuente es que los preparados comerciales presenten la vitamina E disuelta en aceite de soja, pero puede estar disuelta en otros aceites vegetales como el de girasol, oliva,... La que utilizo yo es la vitamina E de Now Foods, que os enseño, la contiene disuelta en aceite de oliva. Se puede tanto ingerir como usar de forma tópica. Lo compré en iHerb (podéis usar mi código de descuento: MBL015), ahora le han cambiado el diseño de la etiqueta pero es el mismo producto. Como os digo, también lo podéis encontrar (de otras marcas) en farmacias, tiendas online y herbolarios, ya sea en formato dispensador o en cápsulas blandas.

¿Recordáis el Bio oil, ese producto que de bio tiene sólo el nombre? Contiene aceite de girasol, con la intención de que regenerara la piel por su riqueza en vitamina E. Ahora, que esa bondad (y la deseada coherencia del nombre con el producto) quedaba eclipsada por la para-nada-bio parafina...

¿La vitamina E es un conservante?


Siendo puristas, la vitamina E es un antioxidante, pero no un conservante.

Por antioxidante se entiende que ralentiza la oxidación (es decir, el enranciamiento) de las grasas. Sin embargo, un producto cosmético que contenga agua se va a poner malo por mucha vitamina E que contenga. La vitamina E sólo y exclusivamente se encarga de mantener en condiciones las grasas del producto (al menos durante un tiempo). Pero de todo lo demás se tiene que ocupar un conservante.

¿Qué productos cosméticos no necesitan conservante? Los que no contengan agua. Por ejemplo, los aceites corporales, las mantecas, los bálsamos labiales,... Todos esos con vitamina E se mantendrán en buenas condiciones (al menos, como os digo, durante un tiempo). Pero las cremas, los serum, los contornos de ojos,... necesitan un conservante.

Existen aceites corporales que incluyen un conservante. Por lo que he comentado hasta ahora, un producto 100% aceite no necesita conservante. Sin embargo, lo recomendable es que los productos que vayan a estar en contacto con el agua lo lleven, a modo de precaución.

Se me viene a la mente, por ejemplo, un aceite corporal para bebés de la marca Angelito, que comercializa Aldi. Está elaborado con un 100% de aceites vegetales, lo lógico es que no contuviera ningún conservante. Sin embargo lo contiene, debido a que es un producto que suele estar en el baño y podría entrar en contacto con el agua. Como conservante lleva phenoxyethanol (¿recordáis que os hablé de él, aquel conservante que la propia Unión Europea indica que no debe usarse en la zona genital de niños menores de 3 años? Lo mencioné en el post de cosmética para bebés). Es una pena, porque echa a perder el resto de la fórmula.

Vitamina E iHerb Now Foods
Vitamina E: un antioxidante natural


¿Por qué se enrancian las grasas?


Las grasas de origen vegetal o animal se enrancian por varios motivos: porque entren en contacto con un agente externo contaminante, debido a la luz, a la humedad, al calor,... Existe un enranciamiento hidrolítico y otro oxidativo, pero por no complicar las cosas digamos que los ácidos grasos reaccionan con el oxígeno y se reestructuran formando compuestos no deseables que dan ese mal olor y sabor a rancio típico de los aceites estropeados. La vitamina E logra frenar ese proceso, de ahí que sea un "antioxidante".

Los aceites minerales (los derivados del petróleo) no se enrancian. Debido a esto y a su bajo coste, se usan muchísimo en la industria cosmética, sustituyendo a los aceites vegetales, tradicionalmente empleados. Un aceite Johnson, por poner un ejemplo, puede permanecer años en las estanterías de una tienda sin estropearse, ya que es un producto inerte (pura parafina). No necesita vitamina E (aunque la contiene, simplemente para "lavar conciencias").

¿La vitamina E suaviza las manos?


Hasta ahora he hablado de la propiedad antioxidante de la vitamina E desde el punto de vista de "beneficio químico", al lograr alargar la vida de los aceites vegetales.

Esa misma propiedad antioxidante es útil para la piel, ya que su incorporación a nuestra rutina de cuidados diaria logra frenar el proceso de los radicales libres que provoca su envejecimiento. Y esto no sólo vale para la piel sino para todo nuestro organismo, de forma que no hay que olvidarse de proporcionársela a nuestro cuerpo tanto por fuera como por dentro.

Esta propiedad de bloquear la acción de los radicales libres en la piel no sólo es interesante para contrarrestar los procesos naturales de envejecimiento sino también para compensar los daños que provoca el sol. Es decir, no sólo debe estar presente en nuestras cremas sino también en los productos solares y aftersun.

Ahora bien, las dosis necesarias de vitamina E en un cosmético son distintas según se pretenda alargar la vida de las grasas que contiene o si también se busca ese beneficio adicional para la piel. Para lo primero la dosis recomendada es de un 0,02% a un 0,2% de vitamina E del peso de las grasas del cosmético que haya que conservar. La dosis para lo segundo es de un 0,1% a un 0,5% del peso total de la fórmula del cosmético.

Llamadme mal pensada, pero a veces dudo de que las cremas con vitamina E (y que incluso se anuncian en la etiqueta como tales) la contengan en suficiente cantidad como para que sean efectivas en la piel. Probablemente se queden en el porcentaje mínimo necesario para prevenir la oxidación de las grasas. Sobre todo me entran las dudas cuando estoy frente a cosmética comercial que usa aceites minerales combinados con algunos vegetales: si su política es la de ahorrarse el coste de usar un 100% de aceites de origen vegetal en su fórmula, ¡qué van a gastarse los cuartos en vitamina E más allá de la estrictamente necesaria para que el producto no enrancie!

Vitamina E iHerb Now Foods
Vitamina E: ¡no puede faltar en tu rutina!


A modo de resumen:

 La vitamina E es un antioxidante, no un conservante.
 Ralentiza el proceso natural de enranciamiento de las grasas vegetales.
 Además, tiene propiedades antiedad para la piel, siempre que la dosis sea superior a un mínimo determinado.


¡Y hasta aquí el post de hoy! Espero que haya sido interesante, curioso,... y haya disipado la duda de si la vitamina E es o no un conservante.

¡Besos a todos!

Cosmética casera: cómo medir los ingredientes

13 septiembre 2016

Todas nos hemos hecho una mascarilla de arcilla, mezclando los ingredientes "a ojo". Hay recetas cosméticas que no necesitan balanza de precisión ni ningún cacharro extraño. Sin embargo, cuando la cosmética casera se vuelve un hobby, la precisión al medir se vuelve una necesidad. Nuestras abuelas hacían jabón añadiendo la sosa "a ojo". Sin embargo no puedo hacer otra cosa que recomendaros que, si os animáis a hacer cosméticos en casa, os hagáis con una balanza de precisión. Incluso si tenéis una abuela cerca, ¡vuestra piel os lo agradecerá!



Usar balanzas de precisión para hacer cosmética casera

Entiendo que no todos tengáis una balanza de precisión en casa. Podríamos decir que hay dos tipos de cosmética casera DIY: aquella en la que no pasa nada por mezclar los ingredientes a ojo (por ejemplo para hacer una mascarilla facial, un exfoliante,...) y otra, más "profesional" (jabones, cremas caseras,...), que utiliza ingredientes como conservantes, antioxidantes, etc, en la que tener una báscula de precisión es fundamental.

Si encontráis recetas de cosmética casera por internet o en libros en los que se miden los ingredientes con cucharadas, mezclando unidades de volumen con las de masa, una de dos: o estáis frente a un cosmético del primer tipo o frente a una fórmula elaborada "de aquella manera". Yo no me fiaría mucho de ella, la verdad.

Realmente es complicado (e incluso peligroso) replicar la cosmética del segundo tipo, más compleja, sin disponer del instrumental apropiado. A menudo me escribís preguntándome que a cuántas cucharadas corresponden los 3 gramos que habéis visto en alguna receta cosmética. Esto no lo puedo saber, porque... ¿Cuántos gramos caben en tu cuchara? ¿Cómo es de grande? ¿Qué tanto la llenarás?

Para algunos ingredientes realmente no importa pasarse o quedarse corto, pero para otros la precisión es fundamental: para los conservantes, los antioxidantes (al menos hay que asegurar un porcentaje mínimo), para la sosa de los jabones (y en este caso sí que es mejor quedarse corto que pasarse),... Realmente lo suyo es hacerse con una balanza de precisión.



Los ingredientes de los cosméticos caseros se expresan en gramos... ¡incluso los líquidos!

Los ingredientes en polvo suelo pesarlos sobre un trocito de papel. Después uso el papel de ayuda para volcarlos en el recipiente donde esté haciendo el cosmético. El resto de ingredientes sólidos suelo pesarlos metidos en un cuenquito, en las tapas de los envases,... En cuanto a los líquidos... también se pesan, siendo preferible que para ello se introduzcan en el recipiente final donde se esté haciendo el cosmético.

Una de las cosas que más me llamó la atención cuando empecé en el mundo de la cosmética DIY es que los ingredientes líquidos no se miden en unidades de volumen sino de masa. Es decir, que se hablaba, por ejemplo, de gramos de agua y no de mililitros. No se trata de un error sino que está hecho adrede, ya que así:

 Se minimiza el número de cacharros que se necesita tener para hacer cosmética casera. Los que tengáis como hobby la cocina sabréis de qué estoy hablando :D 
 Es más fácil replicar una receta cuya fórmula está expresada por entero en gramos que si combina unidades de masa y de volumen. Esto es porque usando jeringas, pipetas, etc siempre hay una merma de líquidos, que quedan adheridos en el instrumento.

De todos modos, usar unidades de masa para los líquidos no es un error: es simplemente que no estamos acostumbrados a hacerlo así. Nos solemos guiar por lo que ocupan (el volumen) y no por la masa. No se puede hacer una "traducción literal" de unidades de masa (ej. gramos) a unidades de volumen (ej. mililitros, quizá animados (me imagino) por el hecho de disponer de un vaso medidor en la cocina (porque si no, no me explico el interés, jejeje!). Esto se debe a que hay que tener en cuenta la densidad del líquido.

La densidad tiene su propia fórmula: se trata de un cociente cuyo numerador es la masa y cuyo denominador es el volumen. Si despejamos, la masa no es igual al volumen, sino que es igual a volumen multiplicado por densidad. Y por lo mismo, volumen es igual a masa dividido entre densidad.

La densidad del agua es 1 g/ML, por lo que es uno de los ingredientes (por no decir el único caso) en el que la masa es igual al volumen. Es decir, que es el único ingrediente para el que se puede utilizar el vaso medidor de la cocina o la balanza indistintamente. Sin embargo, esto no es así para el resto de ingredientes: el aceite de ricino (uno de los más densos) tiene una densidad de 0,951 g/ML. Por tanto, 100 gramos de aceite de ricino (que es como está expresado en las recetas de cosméticos caseros) son 95,1 ml.

Nota que el aceite de ricino, que como digo es de los más densos que hay, es con todo menos denso que el agua: por eso los aceites flotan en agua.

Existen excepciones con respecto a lo de medir los ingredientes líquidos en gramos:

 Cuando el fabricante indica las equivalencias en gotas. Esto sucede mucho con los conservantes o con la vitamina E. Por ejemplo, Aromazone indica que 1 ml equivalen a 32 gotas de vitamina E a temperatura ambiente (porque esa es otra: la temperatura ambiental afecta a la densidad y, por tanto, las gotas podrían contener más o menos vitamina E). 
 Las fragancias, que suelen indicarse en las recetas cosméticas en gotas. De todos modos, muchas veces estos ingredientes se incorporan a efectos aromáticos y, por tanto, se añaden "a gusto". 
 Lo mismo sucede con los aceites esenciales, pero en este caso hay que respetar la dosis, ya que un exceso de aceite esencial puede irritar la piel y sensibilizarla.


Tener en cuenta la tara

Hay algo que debemos tener en cuenta al pesar con nuestras balanzas y es la tara: de alguna forma hay que decirle a la balanza que pese el ingrediente y no el recipiente en el que se encuentra.

La forma de hacerlo es pesando el recipiente vacío e indicarle a la balanza que tome como cero dicho peso. Encontrarás más detalles de cómo hacerlo en el folleto de instrucciones de la propia balanza. De todos modos suele ser tan fácil como pulsar un botón. Y a continuación (ahora sí) hay que volcar el ingrediente en el recipiente. Así nos aseguramos de que efectivamente estemos pesando lo que nos interesa... y sólo lo que nos interesa.

Un repaso: cómo se miden los ingredientes al hacer cosmética casera


A modo de resumen:

 Existen cosméticos caseros para los que no se necesita balanza de precisión: mascarillas, exfoliantes,... Cosméticos sencillos y básicos. 
 Al hacer cosmética casera más "compleja" los ingredientes se deben pesan con la ayuda de una balanza de precisión. Os pongo el link, como veréis no son caras. 
 No se puede pasar directamente de unidades de masa a unidades de volumen. Hay que tener en cuenta la densidad. 
 En todo caso, usar unidades de masa permite replicar la receta con más precisión, ya que los instrumentos utilizados para medir volumen suelen generar más mermas de líquido que si éste se pesa (sobre todo si se hace en el mismo recipiente donde estemos realizando la fórmula). 
 Tener siempre en cuenta la tara al pesar.


Espero que el post os haya sido útil y sobre todo
haya aclarado el porqué de medir en gramos hasta el agua.

No he querido liar más diferenciando entre masa y peso:
sé que son conceptos distintos, pero he utilizado ambos indistintamente, tal y como se utilizan en la calle :D

¡Un besazo y animaros a adentraros en este hobby! 

Mi crema solar favorita: Devita.

31 agosto 2016

Este post ha sido más que anunciado, y es que para mí la crema solar de Devita ha sido todo un descubrimiento. Se trata de una crema solar hidratante con un INCI totalmente limpio y que usa como filtro solar físico el óxido de zinc. Debido a lo uno y a lo otro, no sólo sirve como crema solar sino que se le puede dar los mil y un usos que tienen las cremas de óxido de zinc de las que ya os hablé en otro artículo. ¡Menos cháchara y vamos al tema!

crema solar Devita iHerb Vitacost
Crema solar hidratante de Devita: ¡mi favorita!


Nota previa sobre las cremas solares

Ya os he comentado que las cremas solares son el producto en el que menos miro el INCI. La cosa se ha puesto cada vez más seria: usar crema solar bajo el sol se tiene que convertir en un gesto tan interiorizado como ponerse el cinturón al subir al coche. Por supuesto que es una gozada encontrar una crema solar con buena composición, claro que sí, pero la prioridad en este tema es tomar el sol bien protegidos ¡siempre!


Cremas solares al óxido de zinc

Los filtros solares físicos, frente a los químicos, hacen que los rayos UVA y UVB que llegan a la piel reboten. No es fácil encontrar cremas solares con filtros químicos y menos que sean buenas, por eso ya os he comentado alguna vez que si encontráis una no la soltéis. En particular si se basa en el óxido de zinc, ya que dicho ingrediente tiene propiedades muy beneficiosas para la piel (anti-inflamatorio, antiséptico, para rojeces,...) lo que las convierte en cremas "de botiquín".

Crema solar hidratante Devita: análisis INCI

Devita es una marca de cosmética natural que tiene tanto productos de cuidado de la piel como de maquillaje. Todos sus productos no contienen parabenos, son aptos para veganos y están libres de crueldad animal: ¡nada de testar en ellos!

La crema solar Devita tiene un FPS de 30, lo que nos da tranquilidad bajo el sol durante 150 minutos. Ahora bien, en el propio envase se recomienda volver a aplicar el producto cada 90 minutos (sobre todo si sudamos, nos bañamos,...) y se hace una llamada a la prudencia. ¡Nada de locuras bajo el sol!

Llama la atención que el INCI de la crema solar Devita no comience con agua, sino directamente con aloe vera. Los ingredientes del INCI de los cosméticos se ordenan de mayor a menor presencia de cada uno en la fórmula final. Normalmente el agua suele ir primero en la lista (por muy cara que sea una crema, fácilmente contienen un 80% o más de agua!), pero que sea el aloe vera el protagonista de la fórmula habla de un producto hecho con cariño y no con la intención de ahorrar en ingredientes.

No hay ni un solo ingrediente sintético. Incluso se especifica que la glicerina que contiene tiene origen vegetal (algo que incluso la llamada cosmética verde no suele aclarar en las formulaciones, cuando la glicerina bien puede también tener origen petrolífero).

Ácido hialurónico en primeras posiciones. Es decir: que no sólo hablamos de una crema solar sino de un producto que además cuida la piel y combate su deshidratación, algo muy lógico (y necesario) si nos ponemos bajo el sol.

Vitamina E (tocoferol) y alantoína: antioxidante y reparadora de la piel respectivamente. El caprílico tiene origen vegetal, es un tipo de aceite que se obtiene del coco. Glyceril stearate usado como emulsionante ayudando a la lecitina. Para rematar, aceite de pepitas de uva.

No hay nada más que decir: lo mires por donde lo mires no hay ningún ingrediente dañino. ¡Bien!


INCI de la crema solar Devita iHerb Vitacost
INCI de la crema solar Devita

Aplicación crema solar hidratante Devita

Mientras que del INCI no hay nada que decir, sí lo hay en cuanto a la aplicación de la crema solar Devita. Hay que insistir un poquito con el masaje, pero no porque la piel no la absorba, sino porque de primeras hace "rastrojo blanco". Se hubiera logrado evitar cuidando un poquito más la fórmula, haciendo lo que se llama "una cascada de grasas", pero bueno, no pasa nada. Nada que unos segundos más de masaje puedan evitar.

Eso sí, en superficies de piel con surcos (como puede ser la palma de la mano) pueden verse tras la aplicación de la crema restos de óxido de zinc. En el resto del cuerpo este efecto no se observa.

Hace unos días una lectora me llamaba la atención sobre este producto. Comentaba que le hacía "bolitas" sobre la piel. Me temo que el producto lo tenía en mal estado, ya que a mí no me sucede. Cuando vemos en un producto texturas extrañas, no homogéneas, colores raros, olores desagradables (más allá del gusto personal de cada uno) no queda sino sospechar y contactar con la tienda (si se trata de un producto recién comprado) o desecharlo (en caso de que se nos haya caducado).

Hablando de fecha de caducidad, esta crema solar caduca a los 24 meses. Es decir, que nos vale para dos veranos.


aplicación de la crema solar Devita iHerb Vitacost

aplicación de la crema solar Devita iHerb Vitacost

aplicación de la crema solar Devita iHerb Vitacost

aplicación de la crema solar Devita iHerb Vitacost

Dónde conseguirla

Aún no he visto esta marca en tienda física, ¡ojalá! Yo la compro en iHerb o en Vitacost, allá donde me salga más barata. En este producto es importante comparar, ya que no se trata de un producto barato. Sin embargo, creo que merece la pena y que vale lo que cuesta.

Ahora mismo la he visto por 18 dólares en iHerb y por 14 dólares en Vitacost. Es cuestión de ir mirando y cazar al vuelo las ofertas ;) Además, podéis usar cupones de descuento para vuestras primeras compras (código iHerb MBL015, link de registro con descuento de Vitacost aquí).


crema solar Devita iHerb Vitacost
Siempre, siempre, ¡protegeros del sol!

¡Da gusto encontrar buenos productos sobre todo para temas tan delicados como la protección solar!

Si todos los productos Devita salen así... ¡aquí tienen otra adepta! Poco a poco los iré probando, ¡ya os contaré qué tal!

¡Buen día a todos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...