Granos en la espalda: consejos para luchar contra ellos.

Vaya tema agradable el de hoy, tan agradable que casi ni se habla de él: el apasionante mundo de los granos en la espalda. Os cuento mis remedios y consejos varios para luchar contra ellos... o por lo menos para mantenerlos a raya.

No es un tema muy navideño que digamos, como que es más propio del verano, ¿verdad? Pero en vista de que el "problema" de los granos en la espalda no se soluciona de un día para otro sino que requiere paciencia y constancia, creo que está bien hablar de él ahora... para ponernos ya las pilas y lucir bien en verano :D


Fuente: Google imágenes

Granitos en la espalda: la higiene es fundamental

Aunque sea algo obvio no quiero obviarlo: la higiene diaria es fundamental. Con ella lograremos eliminar el exceso de sebo, sudor y suciedad, causas principales de la proliferación de las bacterias y del taponamiento de los poros de la piel. Y otra obviedad: no hay que tocarse, ni rascarse, ni espachurrarse los granitos, etc.

Ahora bien, creo que se comete un error a la hora de tratar el acné y es pensar que las pieles con este problema son todoterreno, cuando en realidad son pieles desequilibradas, irritadas e inflamadas. Es un error eliminar el sebo del todo, usar jabones agresivos, dejar la piel reseca y tirante,... Con eso la piel se irrita aún más y se produce un efecto rebote. Por no hablar del picor que te entra (y que hace que te quieras rascar más).

Usad preferiblemente jabón en pastilla para limpiaros la zona. Los jabones en pastilla tienen un pH más básico que los que son en gel, un ambiente en el que las bacterias no pueden vivir. Ahora bien, usad pastillas que no os dejen una sensación de tirantez y picor. Si podéis, hacéroslas vosotros mismos (podéis seguir el tutorial sobre cómo hacer jabón). Si no podéis hacer el jabón vosotros , usad jabones naturales.




Fuente: Google imágenes


Si notáis que los jabones en pastilla os secan demasiado, usad geles suaves. Un truco: añadid al gel unas gotas de aceite de árbol de té y mezcladlo. Mano de santo. Si aún así el gel os irrita, aguadlo.

La espalda, al final

Si toca lavarse el pelo, lavaros la espalda al final. Así evitaréis que el acondicionador del pelo os vuelva a engrasar la piel de la espalda.

La hidratación de la piel de la espalda

No uséis productos grasos para hidratar la piel de la espalda, sino cremas específicas para pieles grasas o simple aloe vera al que añadáis unas gotas de aceite de árbol de té.

No está de más recordarlo: no uséis cremas que contengan siliconas, parafinas y demás derivados del petróleo. Taponan la piel y no la dejan respirar. No son más que fuente de puntos negros y más granitos, producen un círculo vicioso. Leed la lista de ingredientes de los productos, porque los hay específicos para pieles grasas, con ingredientes que van bien como el ácido salicílico, pero que también incluyen siliconas y demás. Esos productos no nos valen. Un ejemplo de producto que no vale, son las cremas de la gama de árbol de té de The Body Shop.

Y esto por no hablar del aceite Johnsons, que es más útil en una caja de herramientas que en el plato de ducha. (Nota mental: post sobre esto).

Pelo y ropa antigranitos

Procurad que el pelo no os roce la espalda. En invierno esto es fácil, pero en verano no tanto. Si usáis camisetas de tirantes o espalda escotada procurad llevar el pelo recogido. Quizá no sea lo más estético del mundo si tenéis la espalda con granitos, pero pensad que aquello forma parte "del tratamiento" y que se trata de algo temporal.

Hablando de ropa... Que sea de algodón, al menos la que está en contacto con la piel de la espalda. Las fibras naturales son las que mejor dejan respirar la piel. Por eso la recomendación se extiende no sólo a la ropa de calle sino también a la de andar por casa, al pijama y, si no usáis (uuuuuh!), también a las sábanas.

Tratamientos extra contra los granitos de la espalda

En cuanto a tratamientos extra la idea es no agredir la piel, de por sí irritada. Una exfoliación cada diez-quince días no está de más, con la idea de limpiar los poros retirando células muertas. Lo mejor es usar exfoliantes de partículas muy finas. Podéis usar bicarbonato mezclado con miel o con yogur sobre la piel húmeda. O si preferís un exfoliante "ya hecho" os recomiendo el de Acure, del que os hablé hace poco, ya que tiene el grano muy fino. Los exfoliantes de partículas gordas en este caso son ineficaces e irritan más la zona.



Fuente: Google imágenes


En general no recomiendo usar guantes de crin, lufas, esponjas y demás utensilios que exfolian la superficie de la piel pero no tienen capacidad de limpiar el poro. Son muy prácticos para pieles sanas, en las piernas para evitar que se enquisten pelitos, etc, pero en este caso concreto empeoran la situación irritando la piel sin obtener nada a cambio.



Fuente: Google imágenes


Lo mismo que en la piel grasa de la cara son muy eficaces las mascarillas de arcilla, en la espalda vienen muy bien. Sí, es más complicado aplicarlas (momento contorsionista) pero merece la pena. Con mezclar arcilla (la blanca o caolín es más suave, la verde seca más) y agua vale. Si tenéis, añadid a la mezcla unas gotas de árbol de té. Podéis replicar en casa la receta (mejorada) de la mascarilla Mint Julep. Dejadla unos minutos hasta que notéis que la mascarilla se seca, pero no dejéis que se seque del todo, resultaría demasiado agresiva. Por lo mismo tampoco aconsejo exfoliar y hacerse una mascarilla de arcilla en la misma sesión.





Fuente: Google imágenes


Como tratamiento extra diario os recomiendo usar piedra de alumbre sobre la espalda. Sí, sí: me refiero a esa piedra que se usa como desodorante natural. La piedra de alumbre es más o menos eficiente como desodorante dependiendo de la persona y de las características de su sudor. Se usa como desodorante debido a sus propiedades antibacterianas. Por eso, además de como desodorante, tiene otros usos. Uno de ellos es para tratar los granitos.

¿Cómo usarla? Se desliza la piedra sobre la superficie a tratar previamente humedecida (lo más práctico es hacerlo al salir de la ducha) y se deja secar la piel al aire. Otra forma de aplicar la piedra de alumbre es humedecer ésta y deslizarla por la piel seca. La sensación que deja es de cierta tirantez, por lo que tras secarse recomiendo usar una hidratante ligera o el aloe vera que os comentaba antes.



Fuente: Google imágenes


¡Espero que estos consejos os sean útiles y que notéis poco a poco resultados! Como con todo, la constancia es fundamental.

Si de todos modos los granitos persisten o realmente consideráis que se trata de un caso grave (por ejemplo si se os forman quistes) no dudéis en acudir al dermatólogo.

Un beso a todos y ¡buen arranque de semana!

12 comentarios:

  1. Una entrada muy interesante. No sabía que no era recomendado usar guante exfoliante en la espalda pero es cierto que si no limpian el poro poco pueden hacer.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. A mi me ha gustado mucho el post, es un problema que tiene su enjundia y has desmenuzado paso a paso y tan bien explicado como te caracteriza, todos los procesos de cuidado.
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante y útil tu entrada. Yo jamás he tenido granitos en la espalda, así que no es mi caso, pero creo que servirá a muchas que si los tengan. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Muy buenos consejos. No suelo padecer de granitos en la espalda, salvo momentos muy (in)oportunos, pero suelo hacer lo básico: lavarla con productos respetuosos, secarla bien, hidratarla convenientemente, no tocarlos, y evitar roces innecesarios con ropa o pelo.
    Beso!

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho la entrada! yo siempre he tenido granitos en la espalda y desde que empecé a ducharme con jabón de alepo me han ido desapareciendo, puede salirme alguno puntual, pero rara vez. Nunca he tenido la espalda tan suave. El árbol de té lo he usado pero para algún grano de la cara y la piedra de alumbre también alguna vez en la espalda.
    Lo del guante de crin no lo sabía, pero me lo apunto ;)

    ResponderEliminar
  6. Personalmente no he sufrido mucho de granos en la espalda. Pero es verdad que una amiga me comentó que se le fueron usando jabón en pastilla, en concreto con el de Heno de Pravia. Aunque a mi me echa un poco para atrás el olor de este jabón.

    ResponderEliminar
  7. Creo que peco de la hidratación porque utilizo la misma que para zonas más secas y claro, a veces pasa lo que pasa : )

    ResponderEliminar
  8. No tengo este problema, pero tus consejos me parecen estupendos.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa que post más interesante, yo creo que la lio en no aplicarme crema hidratante!!

    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Lo de los acondicionadores del pelo no lo había pensando nunca, pero me lo apunto. Besotes

    ResponderEliminar
  11. Buenos días! Estaba buscando en internet información sobre el acné en la espalda y he llegado a tu blog de repente, y no he podido dejar de leer hasta que pum! He llegado a este post, que es justo lo que buscaba!
    Tengo un problema y es que tengo la espalda llena de granos, muy grandes, dolorosos, que me salen cada día y estoy desesperada... He ido al médico y me ha mandado unas pastillas antibióticas, pero he leído opiniones y ponen que es casi peor el remedio que la enfermedad ya que pueden causar efecto rebote... He de decir que yo tenía granos antes, pero comencé con anticonceptivos y se me quitaron. Estaba muuuuuy feliz porque los granos me causaban un poco de "obsesión" hasta de llegar a no ir casi a la piscina por ellos... Y ahora, he dejado los anticonceptivos y me han salido como 3 veces más y peores, por lo que no quiero decir cómo estoy actualmente...
    Estoy buscando remedios naturales pero no se muy bien qué proceso debo llevar, ni cómo actuar, y gracias a tu post he aclarado un poco mis dudas! Por lo que quería darte las gracias por tus consejos y tu ayuda! Intentaré seguir los pasos y a ver si mejora mi situación sin necesidad de tomar pastillas... Por cierto, me suscribo sin dudarlo! Saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío! Te contesto bastante tarde pero no quería dejar de hacerlo :D Me alegro un montón de que los consejos te hayan sido de ayuda, ojalá tengas suerte porque tu acné tiene pinta de tener un origen hormonal y siendo así es difícil de controlar sin medicación. Es una etapa: las hormonas cambiarán de nuevo y entre eso y las anotaciones lo mismo acabas con él! Animo! Y nada de dejar de ir a la pisci! Besos!

      Eliminar

Gracias por comentar! ^..^
Nota: por favor, no pongas enlaces en los comentarios... ¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...