Aviso a todos: bye, bye Facebook!

Con la de buenos momentos que me daba el Facebook del blog y me lo han cerrado...

Así, a palo seco, sin avisar ni ná...

Un día, como siempre, meto mis contraseñas y Facebook me dice que nanai.



Te cuento qué ha pasado y cuál creo que es la mejor alternativa ahora mismo para que tú y yo sigamos adelante con nuestra relación.

Porque sí: Facebook me facilitaba relacionarme contigo.

A través de Facebook avisaba de nuevos posts en el blog, sí, pero no solo lo usaba para eso. Compartía cosillas, me colaba en la cotidianidad de los lectores, respondía a los mensajes privados, me facilitaba la interacción con la gente,... Ponía nombre y apellidos, ¡hasta cara! a los lectores, más allá de los fríos números y estadísticas de visitas.

¡Y lo pasábamos bien!

...

Pues nada, adiós Facebook.

Porque resulta que lo tenía abierto en el modo "persona" y no en el modo "fan page". Me dirás que eso es algo que sabe todo el mundo... Bueno, pues yo no lo sabía.

Abrir Facebook en modo "persona" implica (ahora lo descubro, ahora que ya no puedo hacer nada) poder demostrar a Facebook que el nombre que usas es tu nombre real. Y no, mi pasaporte no luce "la tía Maruja" entre sus líneas...

Que digo yo que Facebook podía haberme avisado hace 5 años, haberme dado un tiempo o avisar a los lectores por mí, ¿no?

Pues nada de eso.




Volveré a Facebook en el futuro, sí y te avisaré. En mi caso, la experiencia era muy positiva.

Como comentaba hace unas semanas, estoy en un proceso de cambio, así que lo que ha pasado con el Facebook (aunque ha sido bastante drástico, la verdad) lo acelera, al menos en parte.

Mientras tanto, lo mejor será seguirme a través de mis otras redes sociales: Twitter LTM, Google+ LTM o Instagram LTM (esta última me gusta mucho, la verdad).

Sin embargo, si me permites la sugerencia, no dejes de seguirme a través de la Newsletter LTM. Lo primero porque te permite estar al tanto de los posts que publico. Lo segundo porque no peto el correo, de hecho mando una newsletter una vez al mes/cada dos meses o así. Y lo tercero porque hoy por hoy realmente es el modo más seguro de que alguien "me siga".

No tengo forma de avisar a la gente de Facebook, quienes percibirán que, de repente, desaparecí sin más. Y a saber si esto pasará en el resto de redes sociales. Y entre medias los cambios en el blog de los que os he hablado...

Lo cierto es que la newsletter me permite avisarte y tenerte al tanto de todo.

Me permite decirte dónde estoy esté donde esté y se acabe llamando el blog como se acabe llamando.

Si bye, bye Facebook, ¿hola, hola Newsletter?

¡Apúntate!

 Newsletter LTM


¡Gracias a todos por seguir ahí!
¡Buen arranque de semana!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...